El Puerto de Honduras permite la comunicación entre el Valle del Jerte y el vecino Valle del Ambroz. Situado en los Montes Tras la Sierra, se encuentra 1.450 metros de altura y solía ser paso de personas y mercancías; y aún hoy sigue siéndolo, señalizado para caminantes y senderistas.

Por el Puerto de Honduras atraviesa actualmente la carretera de alta montaña que une Cabezuela del Valle con la localidad de Hervás. Se trata de un recorrido que, aunque sinuoso y difícil, es de espectacular belleza, y transcurre flanqueado por robles y castaños.

Desde lo alto del Puerto de Honduras, pueden contemplarse unas hermosas vistas de los valles del Jerte y la Vera, hacia el este, y de las planicies del Pantano de Gabriel y Galán, Sierra de Gata, Las Hurdes y la Sierra de Francia, por el lado oeste.

Varias rutas de senderismo atraviesan también el Puerto de Honduras y permiten disfrutar de sus vistas. La Ruta de las Juderías o de los carboneros, que parte de Cabezuela del Valle y llega al municipio de Gargantilla, en el vecino Valle del Ambroz y la ruta que comunica los puertos de Tornavacas y Honduras.

La ruta de las juderías o de los carboneros atraviesa el Puerto de Honduras tras, apróximadamente unas tres horas de recorrido. Su nombre guarda relación con antiguas rutas comerciales de mercaderes judíos – de cuya presencia en la zona da también testimonio el pueblo de Hervás– así como de los carboneros que la utilizaban para ir a la sierra a obtener carbón vegetal o picón.

Otra ruta popular por la zona es la que comunica los puertos de Tornavacas y Honduras, cuyo recorrido podéis consultar en una entrada anterior. Es una ruta de dificultad media, que puede realizarse en unas ocho horas y que comprende 26 kilómetros. De camino al Puerto de Honduras y ya en los tramos finales de la ruta, el caminante se encontrará paisajes de gran belleza como la Garganta de Tejás, en el Valle de Honduras; la Garganta Honda, que se cruza por el puente del mismo nombre, para remontar luego la ladera, o las Vueltas del Chorro.