Beneficios de las cerezas para la piel

La cereza es un cultivo vital para el Valle del Jerte. Hoy día las cooperativas locales cuenta con las más modernas técnicas de procesado y envasado para llevar la cereza a mercados los más alejados posible de Extremadura, en condiciones óptimas. Sin embargo, las técnicas de cultivo y recolección de la cereza apenas han sufrido cambios, por lo que las cerezas del Jerte son un producto cuidado y tradicional. Una forma de conocer esa tradición cerecera del Valle del Jerte, las técnicas tradicionales de cultivo o las mejoras introducidas en el procesado de la cereza es visitar el Museo de la Cereza, que se encuentra en Cabezuela del Valle.

Garabato con cerezas, una de las piezas que pueden encontrarse en el Museo de la Cereza

Garabato con cerezas, una de las piezas que pueden encontrarse en el Museo de la Cereza

Este museo pertenece a la red Museos de Identidad de Extremadura y dispone de tres plantas en las que podrán encontrarse recursos interactivos, aperos de labranza, recreaciones de ambientes o vídeos explicativos sobre la evolución y desarrollo de esta comarca en torno a la producción de cereza. El visitante incluso podrá colgarse al hombro un garabato, el cesto con el que desde hace años generaciones de jerteños recogen las cerezas y picotas del Jerte, y que se hace a medida del recolector, siendo un utensilio muy personal.

También podrá conocer las variedades autóctonas de cereza, en especial las famosas picotas del Jerte; cuestiones relativas al cuidado y la salud del cerezo, o a la producción de este fruto en bancales.

Otro aspecto interesante del museo es su ubicación, en un inmueble representativo de la arquitectura local. De hecho, se han conservado los elementos de valor histórico-artístico del edificio y los propios de la arquitectura popular.

Podéis consultar los horarios del Museo de la Cereza en su página de Facebook.

google-site-verification=3VgS77SlnRVi9TEYQ-5djZtZbrQCHNi_T33at7DnoUI google-site-verification: google2e614e24d00626ec.html