Fruta para reducir el colesterol. ¿Cómo nos ayuda?

El colesterol es imprescindible para el buen funcionamiento del organismo. Sin embargo, el exceso de esta grasa en la sangre puede causar afecciones cardíacas. Y, por ello, la alimentación es fundamental para regular sus niveles en sangre. ¿Es buena la fruta para reducir el colesterol? Una dieta equilibrada y, por tanto, pensada para mantener a raya el colesterol debe ser rica en fruta. Pero, además, es recomendable reducir la ingesta de grasas animales y aumentar el consumo de verdura. También disminuir el consumo de tabaco y alcohol y hacer ejercicio moderado. Os hablamos de cómo distintas frutas influyen en la reducción de los niveles de colesterol.

Los cítricos

Los cítricos no deben faltar en la dieta. Son unas de las principales frutas para reducir el colesterol. Entre sus propiedades destaca su efecto protector del sistema cardiovascular. Frutas como el limón, la naranja o el pomelo, ayudan a reducir los niveles del colesterol perjudicial y a flexibilizar las paredes arteriales. Su componente estrella es la vitamina C, que convierte el colesterol en ácidos biliares. Los cítricos también eliminan el exceso de ácido fólico que provoca colesterol y protegen el sistema inmunitario.

La manzana

Además de ser saciantes y nutritivas, las manzanas son excelentes frutas para reducir el colesterol. La pectina, presente en esta fruta, es una fibra soluble que se encarga de eliminar las toxinas del organismo y de absorber las reservas de colesterol segregadas por el hígado y la vesícula. Las manzanas también ayudan a regular los niveles de azúcar en sangre.

La ciruela

Igual que la manzana, la ciruela es una fruta rica en pectina, por lo que ayuda a reducir el colesterol. Las ciruelas rojas contienen más cantidad de antocianinas, que son flavonoides que ayudan frente a este tipo de grasas. Además la ciruela es depurativa, diurética y laxante.

El aguacate

Entre las frutas para reducir el colesterol destaca el aguacate. Es rico en ácidos grasos omega 3, 6 y 9. Estas grasas insaturadas reducen el colesterol perjudicial y aumentan el colesterol bueno.

De esta forma, evitan que disminuya el flujo de sangre provocado por el depósito de colesterol en las paredes de las arterias. Además, su contenido en antioxidantes y fibra natural evita que el organismo absorba las grasas de los alimentos.

Las cerezas

Las múltiples propiedades de la cereza la convierten en la reina de las frutas para reducir el colesterol. Son ricas en antocianinas, que ayudan a combatirlo, y  contienen una gran cantidad de fibra alimentaria que controla el colesterol.

La fibra se une con los ácidos biliares evitando que estos absorban el colesterol, para que pueda ser evacuado del organismo. Los polifenoles de la cereza reducen el riesgo de ateroesclerosis. Una afección que consiste en el depósito de una placa de grasas, como el colesterol, en las arterias.

Ricos y sanos. Propiedades de los frutos rojos más populares

Las propiedades de los frutos rojos son múltiples, puesto que cuidan de tu organismo de diferentes formas. Cada uno, tiene sus características y “superpoderes”. Pero todos cuentan con superpoderes muy beneficiosos para la salud. Aquí puedes ver las principales propiedades de los frutos rojos más populares.

ARÁNDANO

Superpoder: buenos para la vista
Los arándanos son ricos en antioxidantes, una de las principales propiedades de los frutos rojos. Estos agentes retrasan la oxidación de otras moléculas y frenan el envejecimiento de la piel y el organismo. Además, el arándano es un famoso remedio contra el dolor producido por la infección de orina. Aunque no puede sustituir a un antibiótico, los taninos condensados alivian los síntomas de la infección. También contienen minerales esenciales, como el hierro, y combaten problemas cardíacos y vasculares. Por otro lado, se han demostrado los beneficios de este fruto rojo para mejorar la visión y enfrentar problemas oculares, previniendo glaucomas y cataratas.

CEREZA

Superpoder: combate los problemas circulatorios
Las cerezas son las líderes de las superfrutas. Igual que los arándanos, las cerezas son una estupenda fuente de antioxidantes y combaten los problemas cardíacos y vasculares. E, igual que las frambuesas, contienen múltiples vitaminas y minerales esenciales. Entre las propiedades de las cerezas destaca su capacidad antiinflamatoria. Esta fruta también es diurética, depurativa y laxante. Y, al mismo tiempo, ayuda a cuidar tu piel, cabello y uñas. El potasio de las cerezas combate la retención de líquidos y sus flavonoides favorecen la circulación. Esto previene la aparición de problemas circulatorios como las varices, la artritis o la hipertensión.

FRAMBUESA

Superpoder: fuerza antitabaco
Entre las propiedades de los frutos rojos destacan su riqueza en vitaminas y minerales esenciales. Solo la frambuesa contiene vitaminas A, B1, B2, B3, B6, B7, B9, C, E y K. Y minerales esenciales como el fósforo, el hierro, el magnesio y el potasio. Del mismo modo que los arándanos, reducen las molestias de la cistitis, y como las cerezas, combaten los problemas digestivos. Lo que las hace especiales, es su capacidad para luchar contra los problemas bucales y combatir la adicción a la nicotina. Investigaciones sobre el fruto revelan que sus propiedades ayudan a atenuar los síntomas de la adicción y el síndrome de abstinencia a la sustancia.

MORA

Superpoderes: lucha contra afecciones bucales
Las moras son frutos silvestres que aportan una buena cantidad de antioxidantes. Entre ellos la vitamina C que fortalece el sistema inmunológico. Además de mejorar la digestión y favorecer el tránsito, debido a su aporte de fibra, tienen las propiedades de los frutos rojos antiinflamatorias. Las moras también poseen minerales alcalinos que ayudan a regular el pH de la sangre y combaten la inflamación de las encías causada por la acidificación de la misma. Asimismo, tienen propiedades antibacterianas, que reducen el riesgo de afecciones bucales.

 

Las frutas más saludables para los niños. Y algunos trucos…

Las frutas son indispensables en la dieta de los más pequeños. En este post dejamos una lista de las frutas más saludables para los niños. Su alto contenido en nutrientes esenciales las hacen fundamentales para su crecimiento y el buen funcionamiento de su organismo. Pero no todas las frutas tienen la misma cantidad de nutrientes ni resultan igual de fáciles de comer para los niños. ¡Atentos!

MANZANA

La manzana es una de las frutas más saludables para los niños. Se da durante todo el año y además reporta un buen número de beneficios a la salud. Esta fruta posee fibra, magnesio, hierro, calcio, fósforo y vitaminas A, B, C y E. Tiene propiedades diuréticas y contiene pectina, una fibra que absorbe toxinas y depura el organismo. Además, los antioxidantes que contienen ayudan a mantener protegido el organismo de los más pequeños.

Truco: Si a los niños les resulta difícil de ingerir, se les puede dar en puré o compota con un toque de canela.

PLÁTANO

El plátano es rico en vitaminas B y C, ácido fólico y fibra. También es conocido por su gran aporte potásico, superior al de algunas de las frutas más saludables. Es fácil de ingerir por su textura blanda y tiene un alto contenido en hidratos de carbono. Los encargados de producir energía en el organismo.

Se puede ofrecer al niño a partir de los 6 meses cuando se inicia la alimentación complementaria.

Consejo: A los más pequeños les encanta batido con fresas y un poco de leche.

 

CEREZAS

La cereza es una de las frutas más saludables ya que tiene múltiples nutrientes y propiedades. Es rica en antioxidantes y contiene menos azúcares que otras frutas, como la manzana.

Contiene sales y minerales como el calcio, el potasio y el fósforo, y tiene propiedades hidratantes y diuréticas. También capacidades depurativas y laxantes por su alto contenido en agua.

Recuerda: Es importante recordar retirar el hueso para que los pequeños no se atraganten y consumirlas cuando están en temporada.

 

PIÑA

La piña contiene una gran cantidad de agua y vitamina C. También minerales y ácido fólico, y tiene propiedades diuréticas y laxantes suaves, que ayudan a aliviar el estreñimiento. Es pobre en grasas y favorece el tracto intestinal, por eso no puede faltar en nuestro ranking de frutas más saludables para los niños.

Cuándo introducirla: Se le puede empezar a dar a los más pequeños en zumo a los 9 meses y natural a partir de los 18.

 

KIWI

Existen muchas razones que postulan al kiwi como una de las frutas más saludables para los niños. La número uno es su alto contenido en vitamina C, superior al de las naranjas, que previene resfriados y ayuda a sus defensas. Además, combate el estreñimiento de niños y bebés por sus propiedades laxantes. Por otro lado, posee un alto contenido en acido fólico y minerales esenciales, como el potasio.

El toque para tus recetas: Su intenso color verde da alegría a cualquier ensalada, macedonia o plato de fruta troceada. ¡Inclúyelo en tu lista de frutas más saludables para los niños!

Cinco trucos para que los niños coman fruta

Por su aporte vitamínico y nutritivo, la fruta es esencial para el crecimiento y el desarrollo de los más pequeños de la casa. Sin embargo, en muchas ocasiones resulta una odisea que coman fruta regularmente. Para ayudarte en esta misión compleja, te dejamos un par de trucos para que los niños coman fruta. ¡Aquí van!

1. Tú eres el primer paso

Gran parte de los hábitos y rutinas alimenticias de los niños son responsabilidad de sus padres y, generalmente, los adquieren directamente en su entorno. Si pretendes que los niños coman fruta, ¡que te vean comiéndola!

Dar ejemplo a los más pequeños es fundamental para que generen hábitos alimenticios saludables. Una dieta equilibrada, comer cinco piezas de frutas o verduras al día o hacer ejercicio con frecuencia son buenas prácticas para que adquieran un estilo de vida saludable desde la infancia.

2. Haz de la fruta una comida atractiva

El primer consejo es que procures hacer de la fruta una comida divertida y atractiva para los niños. La mejor forma de conseguirlo es cortándola de forma creativa. En este enlace puedes ver algunas formas de hacerlo con manzanas talladas o hasta creando una sandía-barco pirata. Este es uno de los grandes trucos para que los niños coman fruta in rechistar.

3. Cocina creativa con fruta

Disimular en las comidas algo que no les gusta a los más pequeños es  uno de los trucos más antiguos. Y una buena técnica para que los niños coman fruta sin enterarse y para que la vayan incorporando a su dieta poco a poco. Existen cientos de recetas en las que puedes incluir fruta de manera que esta pase desapercibida, como añadiéndole manzana a la ensalada. ¡Por no hablar de los postres! Tarta de manzana o de piña, mousse de limón o de fresa, helado de cerezas o buñuelos de melocotón son postres irresistibles.

Además puedes aprovechar las vacaciones de verano para pedirles que te echen una mano en la cocina. Que ellos mismos preparen la receta es otro de los grandes trucos para que los niños coman fruta.

4.Cada fruta en su momento

Comer siempre manzanas o siempre naranjas puede resultar aburrido para los más pequeños. Procura comprar fruta de temporada para incorporar variedad y disfrutar más de su sabor. En esta época, te recomendamos aprovechar los beneficios de las picotas del Jerte en la dieta de los niños.

5.Mézclala con todo y sácale su jugo

En vez de obligarles a acabar una pieza de fruta, mézclala con yogur natural o con cereales para que sea más fácil de consumir. También puedes combinarlas con otros ingredientes como el chocolate o presentarla como un helado. Si te sigue resultando difícil que los niños coman fruta, prueba otras alternativas. Los batidos o zumos de frutas refrescantes e hidratantes son opciones estupendas, sobre todo para el verano.

Receta. Cóctel de frutas con aguardiente Kirsch de Picota del Jerte

Os proponemos una receta saludable a base de fruta, ideal para esta época del año en la que no podemos disfrutar de nuestras Picotas del Jerte, pero sí de sus productos derivados, como el aguardiente Kirsch. Se trata de un cóctel de frutas marinado con aguardiente Kirsch.

Ingredientes
1 rodaja de piña
½ mango
4 fresones
1 kiwi
1 naranja
2 yogures
200 g de crème fraîche
3 cucharadas de azúcar glas
1 cucharada de azúcar
1 cucharada de agar-agar
2 cucharadas de ron negro
2 cucharadas de kirsch (aguardiente de cereza)
1 rama de menta picada

 

Elaboración
Pela y corta la fruta (Kiwi, mango, fresones, piña) en trozos regulares y colócala en un bol. Añade la ralladura de la cáscara de naranja y vierte el azúcar glas, el aguradiente Kirsch y el ron.

A continuación, cubre el bol con film plástico y deja macerar durante una hora. Cuela el zumo resultante y reserva la fruta.

Mezcla el agar-agar, con una cucharada de azúcar y un poco del zumo reservado. El resto del zumo, ponlo a calentar en un cazo. Cuando el agar-agar esté disuelto, añádelo al zumo que se está calentando y se deja reducir la mezcla.

Cuela los yogures y recoge el suero. Añade la crème fraîche y mezcla hasta conseguir una crema espesa y homogénea.

Para presentar, coloca en la base de dos copas u otro recipiente un poco de yogur y encima el marinado de frutas con licor. Vierte la gelatina de agar-agar y añade el resto de yogur. Adorna con una pizca de menta.

1 2 3