Recorriendo el Valle del agua. Piornal, Valdastillas, Navaconcejo y Cabezuela del Valle

Conocido popularmente como el Valle del agua, el Valle del Jerte cuenta numerosos recursos hídricos que conforman un paisaje muy especial. Diversas rutas permiten recorrerlos. Cuentan con paradas muy especiales en las que disfrutar de los encantos del Valle del Jerte. Os hablamos de algunos de los enclaves más especiales del Valle del agua.

La Cascada del Caozo, en Piornal, es uno de los saltos de agua más famosos del Valle del Jerte y parada indiscutible para los visitantes que se acercan a conocer la comarca. Se encuentra en la garganta de Bonal y es de fácil acceso. Se puede llegar en coche, siguiendo la carretera que une Valdastillas con Piornal, o andando, siguiendo la ruta SL-CC 32 Cascada del Caozo.
La garganta de Bonal cuenta también con otros puntos de interés como la Cascada del Calderón, con la zona de baño del mismo nombre, o el Puente de los Molinos, una sencilla construcción de piedra.

A 200 metros de la carretara que une Valdastillas y Cabrero, se encuentra una garganta con mirador digna de una parada. La garganta Marta cuenta con una pasarela que permite contemplar este caudal de agua, especialmente esplendoroso en épocas de lluvias y deshielo. Antes de acceder a él, el visitante podrá detenerse en el Largar de Marta, en el que solía prensarse la aceituna, entre enero y marzo,  a familias que pagaban según la cantidad de aceituna prensada para hacer aceite. El Ayuntamiento de Valdastillas adquirió este singular edificio en 1992. Es uno de los muchos lagares que desde época medieval se situaban a las orillas de la garganta, junto con otras instalaciones como serrerías, molinos o fábricas de luz.

Navaconcejo es otras de las paradas a efectuar si se quiere disfrutar del Valle del agua. El sendero SL-CC 33 pasa por la garganta de las Nogaledas. Su cauce de agua discurre rodeado de vegetación de ribera, con chopos, fresnos y alisos, que comparten espacio con robles, castaños y cerezos. Cuenta además con numerosos saltos de agua.

En Cabezuela del Valle, otro de los pueblos del Valle del agua, puede accederse a un mirador por el Puerto de Honduras. Allí se encuentra el espacio protegido europeo “Sierra de Gredos y Valle del Jerte”, que destaca por su fauna y flora silvestres. Junto al Risco de Cabeza Merina y la Garganta de los Buitres pueden contemplarse aves de roquedo, bosques de roble, cerezos y castaños. El Salto del Arroyo Dehesa Vadillo es de gran belleza, sobre todo en época de lluvias. Se despeña por una zona en la que abundan las aves rapaces. Buitres y águilas reales conviven con otras como perdices.

Senderismo. Nos damos un paseo hasta la Cascada del Caozo

El Valle del Jerte, conocido también como el “Valle del agua” posee espacios naturales de gran belleza, conformados en torno a saltos de agua, cascadas, gargantas o piscinas naturales. La Cascada del Caozo, ubicada en la Garganta de Bohonal, es uno de ellos.

Rodeada de vegetación y situada en el municipio de Piornal, Valdastillas es el pueblo más cercano para acceder a la Cascada del Caozo. Por este municipio transcurre la ruta que os proponemos.

La ruta hacia la Cascada del Caozo desde Valdastillas dura dos horas y media, y abarca unos siete kilómetros. Se inicia al final de la calle Piscina, siguiendo la carretera de la Agrupación de Cooperrativas del Valle del Jerte.

A unos 500 metros y tras pasar el puente sobre la garganta Bohonal hay que continuar a la derecha, por una pista de cemento. Tras dejar atrás algunos desvíos y entradas de fincas, se llega a un alto, tras el que, de nuevo, hay que desviarse a la derecha.

En llano, se avanza entre plantaciones de olvio y cerezo hasta llegar de nuevo a una carretera asfaltada. Se continúa a la derecha en subida hasta alcanzar un puente, ubicado al pie del salto de agua de la Cascada del Caozo.

Pasado el puente, una senda que arranca junto a una fuente con pilón nos permitirá aproximarnos más a la cascada.
Para iniciar la vuelta a Valdastillas, hay que avanzar otros 800 metros más hasta localizar la carretera que sube a Piornal.

En el cruce, seguimos unos metros a la derecha y volvemos a girar a la derecha, avanzado por la primera pista, que se abandona, transcurridos otros 300 metros en ruta, para seguir por una estrecha senda que se interna el un robledal.

Este camino conduce a otra pista por la que se desciende otros 300 metros. Se sale por la izquierda por un corto tramo de trocha que llega a la zona de la piscina. Desde allí, en la recta final de la ruta de senderismo se continúa por la pista que lleva hasta la carretera en la que se inicio el paseo, abordando los últimos 400 metros del trecho y alcanzando, de nuevo, Valdastillas.

Salida y llegada: Valdastillas
Longitud: 7 kilómetros
Tiempo estimado: 2 horas y 15 minutos
Dificultad: Baja

El Centro de Interpretación del Agua en el Valle del Jerte

El Valle del Jerte es conocido popularmente como “El Valle del agua”, famoso por sus gargantas, cascadas, piscinas naturalesCabezuela del Valle acoge, por ello, el Centro de Interpretación del agua, una muestra de la importancia de este recurso en la región.

El Centro de Interpretación del Agua consta de de cinco módulos temáticos. En el Área de Recepción, se informa al visitante de las diferentes rutas existentes en el Valle del Jerte. El siguiente módulo, el Medio Natural, explica mediante soportes gráficos, el ciclo del agua, las comunidades vegetales, el ecosistema fluvial y el ecosistema de rivera y soto, con fichas temáticas sobre algunas de las especies animales y de aves que pueden encontrarse en la Reserva Natural de la Garganta de los Infiernos.

Hay que recordar que los diferentes municipios que componen la comarca del Valle del Jerte se encuentran bañados por al menos unas quince gargantas, siendo la Garganta de los Infiernos, con sus Pilones la más famosa.

Estas corrientes de agua dan lugar a las abundantes piscinas naturales y cascadas con las que cuenta el Valle del Jerte. Destacan la Garganta de los Buitres, la de las Monjas, la de las Nogaleas, La Puria, Bohonal, las cascadas del Calderón y el Caozo, la Garganta de San Martín, la de Beceda, la de Los Papuos, La Serrá, Asperones, la del Collado de las Yeguas o la Garganta de los Tres Cerros.

El Centro de Interpretación del Agua, que da cuenta de estos recursos, ofrece en su tercer módulo temático una introducción al medio físico de este entorno, a través de una maqueta del singular paraje del “Chorrero de la Vírgen” – otra de las cascadas de la comarca-, completada con diversos recursos explicativos.

Por último, se aborda el aprovechamiento de los recursos naturales. El visitante concluye con un vídeo sobre la red hidrológica de la Reserva Natural de la Garganta de los Infiernos.

El Valle del Jerte y el agua: Cascadas y gargantas (II)

En la anterior entrada hablábamos de algunas de las gargantas que pueden encontrarse en el Valle del Jerte bajando desde el Puerto de Tornavacas. El recorrido terminaba en La Garganta de los Infiernos, la más importante y caudalosa de las gargantas del Valle del Jerte. Declarada espacio natural protegido en 1994, está garganta está a menos altitud que la anteriores y, entre su paisaje, pueden apreciarse cultivos de cerezo.

Cascada de las Nogaledas

Cascada de las Nogaledas

La Garganta de los Infiernos se junta en el punto conocido como “La Juntona” con la de los Buitres, donde es habitual encontrar esta y otras aves rapaces. También es una buena zona de pesca. De hecho, el Valle del Jerte cuenta con un Centro de Reproducción de Salmónidos, cuyas truchas se destinan a repoblación en toda Extremadura.

La Garganta de las Monjas, cercana a Cabezuela del Valle, recibe su nombre de la Casa de Ejercicios San José, institución religiosa fundada en los años 60 y perteneciente a la orden de las Josefinas Trinitarias.

La Garganta de las Nogaledas está cerca del pueblo de Navaconcejo. Es otra de las gargantas destacadas de la zona. El origen del salto de agua está en el Pico de la Cabrera y, por el fuerte desnivel, destacan sus cascadas. Es una zona con gran presencia de cerezos.

La Garganta de La Puria, en tiempos de La Furia, se abre entre los pueblos de Rebollar y El Torno. Destacan rincones como Las Vaquerizas. La Garganta Bohonal está entre los pueblos de Piornal y Valdastillas y cuenta con la Cascada del Calderón, cuyas aguas provienen de un charco con el mismo nombre que permite el baño. Sin embargo, la fama de la garganta viene de la Cascada del Caozo.

De nuevo, os recomendamos el reportaje de Canal Extremadura sobre las gargantas del Valle del Jerte. A continuación encontraréis la segunda parte, con más información sobre estos paisajes y el río que les da vida, el Jerte.