En el curso alto del río que le da nombre, el municipio de Jerte cuenta con 1.300 habitantes y una arquitectura típica del Valle del Jerte, que puede apreciarse esencialmente en Calleja de los Bueyes. Una de las mejores formas de conocer la localidad es a través de sus rutas de senderismo. Os proponemos tres:

 

La ruta del Puente de los Papúos es una ruta lineal que parte del pueblo de Jerte y regresa a la misma localidad deshaciendo lo andado. Es una ruta de senderismo de dificultad media-baja, que comprende 2,5 kilómetros y se recorre en apróximadamente hora y media. La ruta de senderismo del Puente de los Papúos parte de la caseta de información turística de la localidad de Jerte.

Asciende a continuación por la calle de la Tahona, hasta superar las últimas casas hasta que, a pocos metros, se coge un desvío a mano derecha, que lleva al viandante por la margen izquierda de la garganta de los Papúos.

La ruta continúa por una pronunciada subida, dejando un depósito de agua a mano derecha. Se continúa luego por la izquierda en la siguiente bifurcación y, más tarde, se atraviesa un llano, que llega hasta el cauce de la garganta.

Se continúa bajo chopos y alisos, para salir junto a un robledal y alguna finca con cerezos más arriba. Por un sendero, el recorrido concluye junto al Puente de Los Papúos.

Duración: 2,5 km.
Tiempo estimado: 1,5 horas
Dificultad: media-baja

 

La Ruta de Los Pilones. Esta ruta comprende un recorrido circular que parte del Centro de Interpretación de la Reserva Natural de la Garganta de los Infiernos. Está completamente señalizada y permite al caminante disfrutar de parajes tan espectaculares como el de Los Pilones, pozas naturales de agua situadas en plena reserva natural. También podrá disfrutar de hermosos bosques de robles, cascadas y sierras.

El recorrido abarca unos 6 kilómetros (ida y vuelta) en unas dos horas, y la dificultad es baja.

Duración: 6 km.
Tiempo estimado: 2 horas
Dificultad: baja

 

La ruta de la Reserva Natural de la Garganta de los Infiernos. Esta ruta comparte parte de su recorrido con la anterior. Parte de la plaza de la localidad de Jerte, saliendo del pueblo por el llamado Puente Largo, que atraviesa el río Jerte.

A continuación, se deja el pueblo por la zona de Zalama, donde cerezos y castallanos se suceden sobre los tradicionales bancales del Valle del Jerte. A unos tres kilómetros aparecerá un desvío a la izquierda por un sendero que sobrepasa el Collado de las Losas.

Comienza luego, por pista, un ascenso de 1,5 kilómetros por la Garganta de los Infiernos hasta el Puente Nuevo. A continuación se sigue por la orilla del río hasta llegar a una bifurcación, donde se toma a la izquierda. Se asciende en zig-zag por la ladera y, al acabar la subida, se llega a la Fuente de Robledo Hermoso.

Poco después, aparece otra bifurcación. Se sigue por el sendero de la derecha, hasta alcanzar un chozo de pastores y la Fuente de Los Zarzalones.

Más tarde, se llega al Puente del Carrascal, que cruza la Garganta del Collado de las Yeguas o Garganta Chica. Se continúa en ascenso por un pequeño tramo de subida que da paso a una larga bajada por la margen izquierda de esta garganta que, antes de desembocar el la Garganta de los Infiernos, permite disfrutar del Charco Bonito o de la Reata.

A poco más de dos kilómetros, en descenso, se encuentran ya Los Pilones. Se cruza el puente de madera que se halla sobre estas pozas naturales y se continúa por la margen derecha subiendo hasta el Mirador del Chorrero de la Virgen.

Después, hay que retomar la pista que se adentra de nuevo en el castañar del Monte Reboldo y, a poco más de tres kilómetros, se llega de nuevo al pueblo de Jerte.

Duración: 16,31 km.
Tiempo estimado: algo más de 5 horas
Dificultad: baja

google-site-verification=3VgS77SlnRVi9TEYQ-5djZtZbrQCHNi_T33at7DnoUI google-site-verification: google2e614e24d00626ec.html