Conocido popularmente como el Valle del agua, el Valle del Jerte cuenta numerosos recursos hídricos que conforman un paisaje muy especial. Diversas rutas permiten recorrerlos. Cuentan con paradas muy especiales en las que disfrutar de los encantos del Valle del Jerte. Os hablamos de algunos de los enclaves más especiales del Valle del agua.

La Cascada del Caozo, en Piornal, es uno de los saltos de agua más famosos del Valle del Jerte y parada indiscutible para los visitantes que se acercan a conocer la comarca. Se encuentra en la garganta de Bonal y es de fácil acceso. Se puede llegar en coche, siguiendo la carretera que une Valdastillas con Piornal, o andando, siguiendo la ruta SL-CC 32 Cascada del Caozo.
La garganta de Bonal cuenta también con otros puntos de interés como la Cascada del Calderón, con la zona de baño del mismo nombre, o el Puente de los Molinos, una sencilla construcción de piedra.

A 200 metros de la carretara que une Valdastillas y Cabrero, se encuentra una garganta con mirador digna de una parada. La garganta Marta cuenta con una pasarela que permite contemplar este caudal de agua, especialmente esplendoroso en épocas de lluvias y deshielo. Antes de acceder a él, el visitante podrá detenerse en el Largar de Marta, en el que solía prensarse la aceituna, entre enero y marzo,  a familias que pagaban según la cantidad de aceituna prensada para hacer aceite. El Ayuntamiento de Valdastillas adquirió este singular edificio en 1992. Es uno de los muchos lagares que desde época medieval se situaban a las orillas de la garganta, junto con otras instalaciones como serrerías, molinos o fábricas de luz.

Navaconcejo es otras de las paradas a efectuar si se quiere disfrutar del Valle del agua. El sendero SL-CC 33 pasa por la garganta de las Nogaledas. Su cauce de agua discurre rodeado de vegetación de ribera, con chopos, fresnos y alisos, que comparten espacio con robles, castaños y cerezos. Cuenta además con numerosos saltos de agua.

En Cabezuela del Valle, otro de los pueblos del Valle del agua, puede accederse a un mirador por el Puerto de Honduras. Allí se encuentra el espacio protegido europeo “Sierra de Gredos y Valle del Jerte”, que destaca por su fauna y flora silvestres. Junto al Risco de Cabeza Merina y la Garganta de los Buitres pueden contemplarse aves de roquedo, bosques de roble, cerezos y castaños. El Salto del Arroyo Dehesa Vadillo es de gran belleza, sobre todo en época de lluvias. Se despeña por una zona en la que abundan las aves rapaces. Buitres y águilas reales conviven con otras como perdices.