Estamos en otoño y en el Valle del Jerte no hay cerezas, pero quedan muchos otros productos con su sabor, como el afamado aguardiente Kirsch. Os proponemos elaborar un rico postre para sacar el máximo partido a este producto. Se trata de una tarta de merengue, chocolate y Kirsch.

Ingredientes

Aceite vegetal para para engrasar
3 cucharadas de harina
1/2 taza de azúcar granulada
5 claras de huevos grandes, a temperatura ambiente durante 30 minutos
85 gr de almendras o avellanas tostadas molidas
160 gr de chocolate amargo troceado
1/4 taza de agua
1 cucharadita de café soluble
1 1/2 tazas de nata para montar
3 cucharadas de azúcar glas
1 cucharada de Kirsch de cereza picota

Merengue / gettyimages.com

Elaboración

Precalentar el horno, tercios superior e inferior, a 200º.
Untar con aceite dos bandejas para hornear, espolvorear harina y sacudir la sobrante.

Mezclar la harina y el azúcar granulado en un tazón pequeño.

Batir las claras de huevo con una pizca de sal con la batidora a velocidad media-alta hasta punto de nieve.

Verter sobre la mezcla e harina y azúcar granulado y remueva.

Sobre la bandeja de horno, se hacen círculos con el merengue resultante y se rellenan, procurando que quede una capa fina y uniforme.

Hornear el merengue, en tercios superior e inferior, alternando la posición de las bandejas de horno. El merengue debe estar dorado antes de retirar, tras entre 8 y 10 minutos.

Retirar las hojas de merengue con una espátula y dejar enfriar.

Verter chocolate, agua y café en una pequeña cacerola de fondo grueso y calentar a fuego lento, revolviendo hasta obtener una mezcla suave.

Dejar enfriar el chocolate y extender sobre las capas de merengue.

Dejar enfriar hasta que el chocolate queda estable, durante unas tres horas.

Batir la nata con el azúcar glas y el Kirsch en un bol y llevar a punto de nieve.

Colocar una base de merengue sobre el soporte en el que se presentará la tarta, con la capa de chocolate hacia arriba y extender 1/3 de la nata. Cubrir con una segunda ronda y otro 1/3 de la nata y repetir.

Cubrir con una última ronda de merengue y recubrir la parte superior y lateral con el resto de la nata.

Rallar chocolate amargo para decorar.

google-site-verification=3VgS77SlnRVi9TEYQ-5djZtZbrQCHNi_T33at7DnoUI google-site-verification: google2e614e24d00626ec.html