El licor de cereza, junto con el aguardiente, es una bebida que, desde hace siglos, se elabora de modo tradicional en Europa. Se debe a que el cerezo silvestre se cultiva prácticamente en todo el continente europeo, desde España a Rusia. Y en cada región se dan diferentes variedades de su fruto con las que se elabora diferentes productos regionales. También se elaboran, por supuesto, a partir de las variedades cultivadas, como en el caso de Extremadura.

 

Licor de Cereza del Jerte (España)

El licor de Cereza del Jerte y el aguardiente Kirsch se elaboran en la destilería de la Agrupación de Cooperativas del Valle del Jerte. Se producen de manera natural, tienen una gran reputación y se exportan a distintos países del mundo.

Kirsch (Alemania)

El Kirsch es un aguardiente de cereza de origen alemana, aunque también es popular en Austria, Suíza y el norte de Francia. El Kirsch es de color transparente y se fabrica machacando las cerezas silvestres enteras. Su graduación ronda los 40º, similar a bebidas como el vodka. Se suele consumir tanto frío como a temperatura ambiente, y como digestivo o para acompañar determinadas comidas. Actualmente, se produce en el Valle del Jerte kirsch de cerezas del Jerte que se comercializa internacionalmente.

Marrasquino (Croacia)

Este aguardiente de cerezas es un aguardiente incoloro elaborado fundamentalmente en Croacia y algunas zonas de Italia.  Su origen se remonta a la Edad Media a la región croata de Zadar, donde la elaboraban monjes hasta que se empezó a comercializar de manera generalizada. Se produce con cerezas de la variedad marrasca y su sabor es más suave que el del kirsch. Su graduación etílica ronda los 30º y suele consumirse después de la comida, como copa, o bien emplearse para elaborar postres.

Cherry Heering (Dinamarca)

El licor de cerezas de Heering o Cherry Heering es un producto tradicional danés. Su comercialización data del 1818, cuando Peter Heering comenzó a fabricarlo y distribuirlo bajo este nombre. El licor de cerezas de Heering se elabora a través de la destilación de cerezas silvestres. Al contrario que los anteriores, es de color oscuro rojizo y posee menos graduación, sobre 35º. Puede consumirse solo, como el brandy, mezclado como un cocktail, y también se emplea en repostería.

 

Otros productos regionales con cerezas

Además de los licores populares ya mencionados, en el resto de Europa se elaboran otros productos regionales muy arraigados. El pálinka, por ejemplo, es un licor rumano tradicionalmente elaborado a partir de ciruelas, que también tiene su versión de cereza. El vishnik, por su parte, es un licor de origen judío que se elabora también con cerezas.  Por último, el amaretto es un licor italiano muy popular fabricado a base de huesos de albaricoque, almendras y esencia de vainilla y cerezas.

google-site-verification=3VgS77SlnRVi9TEYQ-5djZtZbrQCHNi_T33at7DnoUI google-site-verification: google2e614e24d00626ec.html