En el Valle del Jerte, donde crecen las picotas y cerezas del Jerte, existe un gran número de rutas senderistas. Una de las más conocidas, con una dificultad media alta y que recorre un largo tramo es la de Carlos V. Esta ruta senderista llevará al viajero a seguir los pasos del emperador Carlos V camino de su retiro en el Monasterio de Yuste, donde terminaría sus días.

La ruta parte de Tornavacas, en el Valle del Jerte, y llega hasta Jarandilla, en la vecina comarca de La Vera. En total son 28 kilómetros que, se estima, pueden recorrerse en unas nueve horas. El desnivel es de 860 metros subida y 1.125 bajada, y la ruta está perfectamente señalizada. rutacarlosV

El punto de partida es la ermita del Cristo del Humilladero, en Tornavacas. Hay que dejarla atrás y desviarse hacia la izquierda hasta cruzar un puente. Luego se avanza en paralelo al río Jerte y se abandona el camino por una vereda a la derecha. Luego, al atravesar una portera, se sigue recto para comenzar el ascenso.

La subida se lleva a cabo entre robles y castaños hasta el Collado de las Losas, donde se cruza una pista para continuar por un camino que se encuentra a la derecha y que cuenta con algunos tramos empedrados. El senderista disfrutará de hermosas vistas en este tramo y llegará hasta el Puente Nuevo o de Carlos V. Os recomendamos esta zona para hacer un alto en el camino, ya que os aproximaréis a las tres horas de viaje.

La ruta continúa con el ascenso por el camino enlosado hasta aproximarse a la fuente de Roblehermoso. A pocos metros, el camino se bifurca y la ruta sigue por la izquierda hasta el Collado de las Encinillas.

Y, de nuevo, un paisaje estupendo. La ruta se adentra en la garganta de Collado de las Yeguas. Una fuente junto a Peñalozana puede ser un buen lugar para hacer otro alto, así como un altiplano cubierto de brezos desde el que se divisa el Puerto de las Yeguas. Pasado todo esto, se gira a la derecha para vadear la garganta por una pasarela y se llega ya al Puerto de las Yeguas.

Una vez en este mirador, el viajero llevará unas cinco horas andando y se encontrará a 1.500 metros, altura desde la que comenzará a descender bordeando la loma hacia la izquierda para caer en la garganta de Yedrón, pasando antes por fuente Beato.

Por último, desde esta garganta se faldea la ladera hacia la izquierda por la estrecha vereda, atravesando un cerramiento por una portera. El viajero podrá divisar entonces Jarandilla. Desviándose unos metros a la derecha encontrará la Fuente del Santo Nuncio y, de nuevo, un robledal hasta la carretera que se dirige a Guijo de Santa Bárbara.

Primero a la izquierda y luego hacia la derecha por un camino de cemento, se llega a la Garganta de Jaranda, que se atraviesa por el Puente de Palo. Un último tramo bordeando el vallado de un camping lleva a las primeras casas de Jarandilla.

Podéis encontrar más información sobre esta ruta en el portal Ruta de Carlos V o en Viajar por Extremadura.

google-site-verification=3VgS77SlnRVi9TEYQ-5djZtZbrQCHNi_T33at7DnoUI