Este viernes se ha reunido en Badajoz la LVIII Asamblea de la FEPEX. La Federación Española de Asociaciones de Productores Exportadores de Frutas y Hortalizas. Ha analizado la evolución del sector y sus tendencias actuales. En la primera ponencia, el director del FEPEX, José María Pozancos, expuso los retos a los que se enfrenta el sector hortofructícola en el mercado actual. Su exposición dio paso a los representantes de Agr Food Marketing, Vicente Llopis y Mateo Blay, que hablaron de la adaptación del sector a los nuevos canales de venta y comunicación en línea. Por último, Raúl Calleja, director de Fruit Attraction, avanzó las novedades de la feria que se celebrará el próximo mes de octubre en el IFEMA.

El prestigio de la Picota del Jerte

Durante su exposición, Mateo Blay, experto en marketing del sector alimentario, ha hablado del potencial de la Picota del Jerte como marca geográfica de consumidor final. Lo que diferencia a la picota de otras marcas es su prestigio entre comerciantes, distribuidores y consumidor final, que la diferencia y le aporta valor.

¿A qué se debe el éxito de las marcas geográficas de consumidor final? Por un lado a su calidad demostrada y continuada, que garantiza la excelencia del producto. Por otro, a su pertenencia a un país o región que permite crear un vínculo emocional que facilite la venta. Y, finalmente, al hecho de que detrás de ellas se encuentre una asociación de cooperativas y no una empresa privada. Esta unión de productores permite invertir una mayor parte de sus recursos a I+D+i y a la comunicación de marca.

El resultado de esto es la consolidación en el mercado como una marca fuerte y diferenciada. Atributos que facilitarán los procesos de internacionalización y la negociación con distribuidores aumentando su relevancia en el mercado.

google-site-verification=3VgS77SlnRVi9TEYQ-5djZtZbrQCHNi_T33at7DnoUI google-site-verification: google2e614e24d00626ec.html