aprovechar tus cerezas

Es raro que te hayas pasado comprando cerezas. Están tan buenas que, una a una, picoteando, picoteando, en seguida, se acaban. No obstante, si piensas que la fruta se puede estropear antes de consumirla, en esta entrada te damos algunos consejos para evitarlo. Encontrarás ideas para aprovechar tus cerezas antes de que se echen a perder. Y también para conservarlas a lo largo del año. ¡Podrás disfrutar de la auténtica picota del Jerte fuera de temporada! ¡Incluso en invierno!

Preparamos recetas

Son muchos los postres que se pueden elaborar con cerezas. También recetas saladas, como aperitivos, sopas, carnes o pescados. En nuestra sección de Recetas tenéis una nutrida selección de propuestas. Una de las opciones más habituales es preparar bizcochos y tartas, como el famoso postre francés clafoutis. También se pueden hacer cupcakes o helados. Carnes como el cordero o pescados como boquerones. También zumos, batidos o smoothies entre otras bebidas.

Hacemos mermeladas o compotas

Otra forma de aprovechar tus cerezas antes de que se echen a perder es preparar una mermelada o compota casera y natural. Te proponemos dos elaboraciones, una mermelada clásica de cereza o una elaborada a baja temperatura. Además de las cerezas, solo necesitarás azúcar, zumo de limón, glucosa, vainilla y pectina. Puedes consultar la receta en el enlace.

Las guardamos para más adelante

Las cerezas pueden conservarse de muchas maneras. Envasadas al vacío, en licor, en almíbar, deshidratadas. En nuestra web hemos ido compartiendo distintas posibilidades. Además, de guardar tus cerezas para consumirlas más adelante, te encontrarás con una elaboración nueva. ¡Con un gusto totalmente distinto!

Un licor para todo el año

El aguardiente Kirsch es una de las bebidas espirituosas más afamadas del Valle del Jerte. Y otra forma de aprovechar tus cerezas. Puedes elaborar distintos licores y aguardientes con ellas para el invierno. Te servirán también para preparar exquisitos y originales cócteles y recetas de postres.

Y con los restos…

También puedes aprovechar los pipos y rabitos de la cereza. Por ejemplo, para elaborar infusiones o incluso cojines.

google-site-verification=3VgS77SlnRVi9TEYQ-5djZtZbrQCHNi_T33at7DnoUI google-site-verification: google2e614e24d00626ec.html