La Garganta de Marta, en Valdastillas, es una de las más espectaculares del Valle del Jerte. Uno de los puntos más visitados del cauce de agua se ubica cerca de un antiguo lagar, con una espectacular cascada. Este enclave se encuentra a medio camino entre los pueblos de Valdastillas y Cabrero.

La cascada de la Garganta de Marta no es apta para personas con vértigo. Se accede a través de una pasarela de metal, que permite situarse sobre la garganta. A una altura considerable, es posible contemplar el espectacular salto de agua y tomar una fotografía.

Además, en las inmediaciones se encuentra el lagar de aceite del Tío Alicio. Se trata de un edificio tradicional, a pie de río, recuperado por la administración local en 1992. Se destinó a la producción de aceite desde su fundación en el año 1900 hasta 1981. Y utilizaba como fuente de energía para activar el mecanismo de prensado de la aceituna el agua. Hoy, el lagar funciona como museo etnográfico.

Sin embargo, además del edificio, se conservan en sus inmediaciones vestigios de aquella producción artesana de aceite. La aceituna se pisaba a orillas de la Garganta de Marta entre enero y marzo, antes de la llegadas de la cereza. Quedan todavía en el lugar, al aire libre, los almacenes de piedra en que se depositaban las aceitunas y el rodezno que hacía girar el mecanismo de prensado.

Junto con la cascada y el lagar, otro de los elementos clave para disfrutar de un paseo a orillas de la Garganta de Marta es el paisaje que riega. El cauce de agua discurre entre alisos y una frondosa vegetación. Además, la zona cuenta con un merendero, ideal para un pícnic o para relajarse con un libro y el ruido del agua de fondo.

El Valle del agua

El río Jerte surca la comarca a través de numerosas gargantas. La Garganta de Marta es una de ellas, pero existen otras igual de populares. Es el caso de las de Bohonal, Nogaledas, Puria o Los Papuos. Aunque, sin duda, la Garganta de los Infiernos, con su reserva natural, es la más famosa y parada obligada para quien visite el Valle del Jerte.

Conocido también como el Valle del Agua, los cauces que surcan esta comarca cerecera se encuentran a menudo con obstáculos dando lugar a hermosas cascadas.  Así, son muy interesantes también saltos de agua como los del Caozo o el Calobliderón.

Para conocerlos mejor, os animamos a visitar una entrada anterior en la que os hablábamos de las cascadas, gargantas y piscinas naturales del Valle del Jerte.

El aceite en el Valle del Jerte hoy

El Valle del Jerte todavía produce aceite. Con tecnología puntera, la Agrupación de Cooperativas del Valle del Jerte, una de las empresas inscritas en la Denominación de Origen Cereza del Jerte, elabora y comercializa este ingrediente fundamental de la gastronomía española.

La Agrupación procesa de media entre tres y siete millones de kilos de aceituna. Con ellos se elabora un aceite de oliva virgen extra de color verde manzana e intenso aroma frutal.

google-site-verification=3VgS77SlnRVi9TEYQ-5djZtZbrQCHNi_T33at7DnoUI