cerezas de la variedad Ambrunés

Las cerezas son muy recomendables en cualquier tipo de alimentación, y la mayoría de los nutricionistas recomiendan consumirlas de forma regular. No obstante, el consumo de cerezas en dietas de adelgazamiento resulta especialmente indicado. Por sus propiedades antioxidantes, su alto contenido en fibra y vitaminas, y su completa ausencia de grasas, las cerezas ayudan a completar la alimentación y sacian el hambre sin aportar calorías.

El consumo de cerezas en dietas es muy adecuado para perder peso. Tienen efectos diuréticos, actúan como laxante suave, y ayudan a limpiar el organismo de toxinas. De este modo, mejoran el funcionamiento de los órganos y glándulas corporales, lo que ayuda a adelgazar y mejora la salud en general.

Las cerezas son agua en un 70%, lo que ayuda a hidratar el cuerpo. También tienen un gran poder antioxidante, debido a su alto contenido en vitamina C y antocianinas, lo que ayuda mejorar la circulación y previene el desarrollo de enfermedades cardiovasculares. Además, el consumo de cerezas en dietas protege de la aparición de manchas, arrugas y flacidez de la piel.

Su alto contenido en fibra hace que sacien el apetito y, además, previene la absorción de grasas de otras fuentes. Por eso son adecuadas para combinar con carnes magras o aceites, ya que conservarán sus beneficios al mismo tiempo que reducen la aportación de calorías. En otras palabras, lo que combines con cerezas, engordará menos.

Otra de las ventajas del consumo de cerezas en dietas es que esta fruta ayuda a regular los niveles de ácido úrico, y a eliminar los líquidos retenidos, gracias a su alto contenido en potasio. De este modo, ayudan a adelgazar reduciendo el volumen de nuestro cuerpo.

Además, cerezas y picotas del Jerte pueden ayudar a dormir por la noche, ya que son una fuente natural de melatonina. Se trata de una hormona que se produce en la glándula pineal, en la parte superior del cerebro, y cuya presencia regula los ciclos de sueño. Las cerezas aumentan los niveles de melatonina, lo que induce al sueño. Y dormir bien ayuda a cuidar la salud y ayuda a adelgazar. Hay estudios del Instituto del Sueño de la Universidad de Washington que relacionan la falta de descanso nocturno con aumento de la masa corporal.

Como puede verse, el consumo de cerezas en dietas de adelgazamiento es bueno por muchos motivos. No obstante, si queremos perder peso, lo recomendable es consultar antes a un médico endocrino y obtener una dieta realizada a medida de nuestras necesidades. Hay que recordar que perder peso de forma muy rápida es malo para la salud, y solo sirve para engordar más e igual de rápido. Así que no os fiéis de las dietas genéricas y hablad con un profesional. Porque las cerezas están muy ricas y tienen muchas propiedades beneficiosas, pero no hacen milagros.

google-site-verification=3VgS77SlnRVi9TEYQ-5djZtZbrQCHNi_T33at7DnoUI google-site-verification: google2e614e24d00626ec.html