cerezas de la variedad Ambrunés

Las cerezas de la variedad Ambrunés son un tipo de Picota del Jerte. Son las picotas más producidas, que más se exportan y las que alcanzan mayor tamaño. Representan cerca del 30% de la superficie dedicada al cerezo en la zona de cultivo. Puede decirse que, por su calidad y cantidad, esta es la más importante de las variedades de Picota del Jerte.

Además, las cerezas de la variedad Ambrunés son las que más tiempo maduran al sol en el Valle del Jerte. De ahí su característico sabor dulce. Esta es además una cereza carnosa que se reconoce porque cruje en boca.

Por supuesto, como el resto de picotas del Jerte no tiene rabito o pedúnculo. Se queda prendido en el árbol en el momento de la recolección, dejando completamente sellado el orificio que une fruta y tallo. Esto alarga la vida del fruto y evita que se contamine.

Al igual que las distintas variedades de cerezas de la Denominación Protegida Cereza del Jerte, el consumidor puede identificarlas a través del logotipo de la denominación o de la llamada etiqueta azul. Son cerezas certificadas, cuyo órgano regulador garantiza su máxima calidad.

 

Cerezas de la variedad Ambrunés y otras con denominación de origen protegida

Las cerezas de la variedad Ambrunés solo pueden encontrarse en temporada, es decir, a principios de verano. Es difícil dar una fecha precisa, ya que depende las condiciones climáticas. Normalmente, llegan a fruterías y superficies comerciales a finales de mayo o principios de junio, y pueden encontrarse en el mes de julio. La temporada es de poco más de un mes, ya que solo se producen en el Valle del Jerte y resto de territorio de demarcación de la denominación de origen – comarcas colindantes de La Vera y El Ambroz-. Por eso hay que estar atentos, ¡qué vuelan!

La cereza Ambrunés se comercializa tras la Navalinda, la única cereza del Jerte con pedúnculo y denominación de origen protegida. La Navalinda es la primera de las cerezas de la DOP Cereza del Jerte en llegar al mercado. La Ambrunés espera al sol todavía un poco más, siendo una cereza tardía.

Existen, además, otras tres variedades dentro de la DOP Cereza del Jerte, las cerezas picota Pico Negro, Pico Limón Negro y Pico Colorado. Estas tres, junto con la Ambrunés, son autóctonas del Valle del Jerte. Y al ser exclusivas de esta zona de cultivo tienen propiedades que las hacen únicas. No solo por su sabor, sino también por sus propiedades nutritivas y aportes para la salud. Por ejemplo, son cerezas ricas en triptófano, melatonina y serotonina, lo que las convierte en un potenciador del sistema inmune y un eficaz aliado contra el insomnio.

Y, tras estos consejos, lo mejor es catarlas. Las encontrarás en tu frutería o supermercado habitual, siempre identificadas con un distintivo: logotipo o etiqueta azul, como los que figuran en esta web.

¡Buen provecho!

google-site-verification=3VgS77SlnRVi9TEYQ-5djZtZbrQCHNi_T33at7DnoUI google-site-verification: google2e614e24d00626ec.html