cereza dulce

La Picota del Jerte se caracteriza por ser una cereza dulce y que cruje en boca. También tiene un tamaño más pequeño que otras cerezas y se comercializa sin rabito. El pedúnculo del fruto queda prendido del árbol durante la recolección, ya que se desprende del fruto de manera natural.
Sin embargo, ¿sabéis por qué la picota del Jerte tiene ese sabor dulce? Es una cereza tardía. Esto quiere decir que madura al sol durante más tiempo. De ahí que tenga un gusto tan especial y que destaque por ser una cereza dulce.

Además, tiene un color más oscuro. Su tonalidad es roja oscura. Y aparece siempre identificada con un sello de calidad que indica su origen y su reconocimiento como fruto con denominación de origen protegida.

Las variedades de cerezas tardías o extratardías llegan más tarde a los mercados. Es el caso del grupo de las picotas del Jerte, en el que se incluyen cuatro variedades de cerezas: Pico Negro, Pico Limón Negro, Pico Colorado y Ambrunés. Esto es así porque necesitan más horas de sol para llegar a su estado óptimo de maduración.

 

Ambrunés, una cereza dulce que destaca por su sabor

De entre las distintas variedades de Picota del Jerte, la cereza Ambrunés es la más dulce. También una de las más apreciadas en los mercados nacional e internacional. Hay que recordar que más del 60% de las picotas del Jerte se exportan. Sobre todo, a Reino Unido y Alemania, entre otros países europeos.

Las distintas variedades de Picota del Jerte son las cerezas del Valle del Jerte que más tarde llegan al consumidor. Aparecen en fruterías y supermercados entre finales de mayo y junio. En los años en que la producción se retrasa – en función de las condiciones climatológicas – es posible comprar picotas a lo largo de julio e, incluso, en ocasiones, principios de agosto.

Las picotas del Jerte se cultivan en la comarca extremeña desde el siglo XVIII. Son cerezas de calidad superior, que se producen en bancales a más de 2.000 metros de altitud. La recogida se realiza a mano, cereza a cereza, siguiendo una tradición secular. El fruto maduro se deposita en cestos de castaño para su clasificación a pie de campo antes de llegar a las empresas y cooperativas agrarias que distribuyen este tipo de cerezas.

La producción de Picotas del Jerte es limitada. El Valle del Jerte cuenta en total con unos dos millones de cerezos. Solo una parte, produce esta variedad de cerezas autóctonas y que solo se cultivan en la demarcación geográfica de la Denominación de Origen Protegida Cereza del Jerte. La Picota del Jerte es una cereza dulce y exclusiva, que solo se produce en una región concreta y se saborea en un período muy concreto del año.

google-site-verification=3VgS77SlnRVi9TEYQ-5djZtZbrQCHNi_T33at7DnoUI google-site-verification: google2e614e24d00626ec.html