Picota, cerecera 2020

El Grupo de Trabajo Territorial del Valle de Jerte, creado para hacer frente a la crisis del COVID-19, mantuvo una nueva reunión virtual el pasado 9 de abril. Se hizo repaso y revisión de los distintos ámbitos de trabajo. Ante la inminencia de la Cerecera 2020, la campaña de recogida de cereza centró los esfuerzos del grupo. Tanto para analizar en profundidad las necesidades de la misma, como para buscar soluciones a los múltiples obstáculos que acarreará.

En el encuentro se puso de manifiesto la necesidad de un plan complementario a las ayudas del gobierno. Tanto para el sector turístico, como para las pymes de la comarca. En este sentido, se está buscando la complicidad y coordinación con otras administraciones supracomarcales, como la Junta de Extremadura o la Diputación de Cáceres. El Grupo Grupo Territorio Valle del Jerte Frente al Covid-19 invitará a representantes de estas administraciones a las próximas reuniones. El objetivo es trasladarles la delicada situación a la que se enfrenta el Valle del Jerte.

 

Consecuencias para los sectores cerecero y turístico

El grupo de trabajo territorial es “consciente de que la situación es complicada en todos sitios”. Sin embargo, entiende que “las particularidades del Valle del Jerte hacen que la crisis económica pueda tener un mayor calado” en esta comarca.

Por un lado, la crisis sanitaria se inició durante la floración de los cerezos del Valle del Jerte, coincidiendo con la temporada alta del sector turístico. Por otro lado,  va a complicar enormemente la recogida de la cereza.

El Cerezo en Flor y la Cerecera 2020 son momentos clave en la comarca, con las mayores congregaciones de visitantes. La falta de turistas durante la floración ha ocasionado una cuantiosa pérdida en la facturación anual del sector turístico. Ahora, llega la recogida de cereza, el pilar más importante de la economía local.

 

Medidas para la recolección de la cereza

En este sentido, se informó de que la DOP Cereza del Jerte ha terminado la elaboración de un protocolo de seguridad y normas de prevención para los trabajadores del campo durante la Cerecera 2020. Solo resta la pertinente revisión por parte de las autoridades sanitarias. Por ello, se espera que pueda difundirse en los próximos días.

Asimismo, el sector agrario manifestó una gran preocupación por las trabas para la movilidad de los trabajadores agrícolas y por su alojamiento. Así, se están analizando diferentes alternativas.

Otro punto que también fue objeto de especial atención fue la información relativa a la reunión mantenida por representantes de la Mancomunidad y del sector agrario con la Subdelegación del Gobierno y diferentes autoridades. Tenía por objeto conocer el punto de vista de las distintas administraciones implicadas en a la campaña de recolección de la cereza.

En el encuentro se evaluaron el tratamiento del destrío de la cosecha, los equipos de protección individual (EPI) para empresas, trabajadores y ciudadanos y la cuestión de la mano de obra, principal escollo a superar durante esta campaña. En este punto se hizo hincapié en lo regulado en el Real Decreto Ley 13/2020, que  recoge  medidas  especiales  para  la  contratación agrícola y el procedimiento a seguir. También se habló de la posibilidad de utilizar ayuda familiar en la campaña, de la movilidad de las cuadrillas de trabajo al campo,  del transporte de mercancías, de los servicios de guardería o el grado de presencia de la Guardia Civil. Además, se fijó una segunda reunión con la Delegación de Gobierno para aclarar y concretar varios de los aspectos anteriores.

Finalmente, el Grupo acordó elaborar un comunicado de apoyo el sector turístico. También sigue trabajando en las acciones de promoción del consumo de cereza.

google-site-verification=3VgS77SlnRVi9TEYQ-5djZtZbrQCHNi_T33at7DnoUI google-site-verification: google2e614e24d00626ec.html