Receta de Bizcochada Jertiana, con Picotas del Jerte

Os proponemos otra receta con Picotas del Jerte. En este caso, una Bizcochada Jertiana, siguiendo la receta que nos envió María A. al Concurso de Recetas con Picota del Jerte.

INGREDIENTES

500 g de Picotas del Jertepicotasdeljerte

150 g de azúcar

200 g de harina

Una copita de ron

Media docena de huevos.

Para el almíbar:

Dos vasos de azúcar,

Dos de vasos de agua

Una copa pequeña de vino dulce

 

PREPARACIÓN

Previamente poner las picotas en un vaso con el ron (se puede poner la noche anterior).

Montar en un bol las claras, para hacerlo al punto de nieve con un poquito de azúcar.

En otro recipiente mezclar las yemas con el azúcar. cuando espese añadir la harina y las claras que se han montado al punto de nieve.

Trocear las picotas y mezclar con la masa. Dejar unas pocas para adornar la superficie de la bizcochada (que echaremos al final).

Untar el molde con un poco de mantequilla y harina, y echar la masa en el molde.

Calentar el horno a unos 180 grados, meter el molde una media hora aproximadamente.

Cuando lo saquemos y enfríe un poco, colocamos las picotas sobrantes por encima.

Para el almíbar:

En un cazo poner agua a fuego lento, se añade el azúcar y se deja unos 5-6 minutos, después añadir el vino y mover un poco. Cuando esté, regamos todo la bizcochada con este almíbar.

Picota

Un paseo a caballo por el Valle de las Picotas del Jerte

En este blog ya os hemos propuesto algunas rutas para pasear o hacer senderismo por el Valle del Jerte. Hoy, queremos recomendaros otro tipo de paseo para conocer los pueblos que dan cobijo a las Picotas del Jerte: el paseo a caballo.

En el Valle del Jerte existen varios picaderos para poder realizar esta actividad. Tenéis información sobre ellos en la página web turismovalledeljerte.com.

Algunas de las rutas que podréis encontrar son las siguientes:

  • Reserva Natural. Este pequeño viaje a lomos de un caballo llega hasta Los Pilones, uno de los parajes más conocidos de la Reserva Natural de la Garganta de los Infiernos. Cuenta con piscinas naturales y, en verano, viajero y caballo pueden hacer un descanso en un enclave excepcional gracias a sus piscinas naturales, en las que es posible bañarse.

 

  • El Bosque. Esta ruta atraviesa un bosque de castaños. Los colores y paisajes de los que disfrutará el viajero en verano u otoño no tienen nada que ver.

 

  • Ruta de las Majadas. El paisaje agreste del Jerte dificulta aún hoy las comunicaciones. El caballo ha sido siempre un recurso habitual para transitar por la región. Esta ruta permite recorrer los los antiguos caminos se utilizaban para comunicar los pueblos de la comarca con los del próximo Valle del Ambroz. Esta ruta permite conocer también los Majales, las casas que los cabreros edificaban en la montaña para darse cobijo, e incluso acercarse a la vida de los clanes Vettones, de origen celta, que llevaban en estas montañas una vida basada en el pastoreo.

 

  • Ruta de la Trashumancia. Va por el llamado cordel de la trashumancia, junto al río Jerte, que une los pueblos de Jerte, Navaconcejo, Cabezuela del Valle y Tornavacas.

 

La Picota del Jerte: un cultivo artesanal

La Picota del Jerte se cultiva de un modo artesanal y su producción apenas ha cambiado a lo largo de los años, de ahí su exquisito sabor y propiedades saludables. Hace unos 30 años representaba el 100% de la producción de cereza en el Valle del Jerte y era el principal sustento de sus habitantes. Hoy, sigue siendo un importante dinamizador para las tierras del Valle del Jerte, donde se cultivan en total 100 variedades de cereza .

A pesar de ser un cultivo tan tradicional, los agricultores del Valle del Jerte cuentan con las más modernas técnicas de control de calidad y enfriamiento para alargar la vida útil del producto e intentar llevarlo a mercados lo más alejados posible del valle extremeño.

De hecho, la vida útil de la fruta depende del tiempo que pasa desde que se recolecta hasta que recibe el primer golpe de frío una vez que llega a las instalaciones de las cooperativas de agricultores.

La Picota del Jerte se recoge a mano y se coloca cuidadosamente en cajas de cartón o plástico, formato en el que las cerezas llegan a las cooperativas, clasificadas o no por calibres (diámetro de la circunferencia de la cereza).

La cajas de plástico o cajas de campo sufren un proceso de seleccionado y otro de enfriado, denominado ducha de agua fría. A continuación, se pasa a calibrar aquellas cerezas que no se habían separado por tamaños en la zona de cultivo.

Por último, se realiza el envasado en distintos formatos (250 gramos, medio kilo, un kilo) para enviarlas a diferentes mercados. ¿Sabías que las más pequeñas se envían a Ferrero Rocher para hacer bombones? ¿O que hasta el 60% de las Picotas del Jerte se marchan fuera de España?

Os dejamos un vídeo de nuestro canal de YouTube para que conozcáis mejor el proceso de producción de este grandioso fruto.

La Picota del Jerte y su entorno: La Garganta de los Infiernos

Nuestras Picotas del Jerte crecen en un entorno excepcional, con maravillas de la naturaleza como la Garganta de los Infiernos, un espacio natural protegido en el extremo occidental de la Sierra de Gredos. Se extiende por los términos municipales de Jerte, Tornavacas y Cabezuela

 La reserva cuenta con abundantes saltos de agua y grandes pozas utilizadas como piscinas naturales en verano. Precisamente, la Garganta de los Infiernos es conocida sobre todo por el paraje de Los Pilones, rico en estos elementos.Garganta_de_los_Infiernos__Valle_del_Jerte_baja

 Además de lo excepcional del paisaje, otra de las riquezas de la Garganta de los Infiernos radica las particularidades de su flora y fauna. Los elevados índices de humedad, los contrastes de altitud y unas temperaturas poco extremas han servido para crear un ecosistema ideal para bosques de ribera y caducifolios, entre cuyos árboles destaca el cerezo; pastizales alpinos, y piornales serranos.

 Su fauna es también característica. El gato montés, la nutria, la gineta y el desmán, un mamífero poco frecuente de costumbres acuáticas, habitan este enclave. Destacan también las aves. De hecho, las Garganta de los Infiernos es un lugar excepcional para los amantes de la ornitología. Podemos ver mirlos, arrendajos, oropéndolas, abubillas o rabilargos, pero también aves rapaces como el águila real, el halcón peregrino, el milano o el buitre leonado, así como gavilanes, azores, águilas ratoneras o halcones abejeros. Y, aunque cada vez es más difícil de encontrar, destaca especialmente la cigüeña negra.

Podéis encontrar más información en las webs:

www.gargantadelosinfiernos.com

Oficina de Turismo Valle del Jerte

¡Ya tenemos ganadora para el concurso de recetas!

Nuestro concurso de recetas con Picota del Jerte ya tiene ganadora. De entre las recetas que habéis presentado, el prestigioso cocinero Toño Pérez, del restaurante Atrio (dos estrellas Michelín), con la colaboración de su equipo, ha destacado la receta del Pastel de Cereza, elaborado con Picotas del Jerte, enviada por Cristina.

El premio para la ganadora del concurso de recetas consiste en una caja de Picotas del Jerte, que recibirá en su domicilio.

Iremos publicando en el blog todas las recetas del concurso. De momento, os dejamos la receta ganadora.

PASTEL DE PICOTAS DEL JERTE

Ingredientes:

30 g de mantequilla derretida templada
50 g. de azúcar glacé
Una pizca de sal
La ralladura de una naranja
1 huevo
1/2 cucharada de azúcar
1/2 cucharada de Canela en polvo
250 g de Picotas del Jerte sin hueso
275 g de harina
150 ml de leche templada
1 sobre e Levadura rápida de panadería

Preparación:

Paso 1: Mezclar la leche, la levadura y tres cucharadas soperas de harina. Remover ligeramente y dejar reposar 15 minutos.

Paso 2: Poner el resto de la harina en forma de volcán y verter en el centro la mantequilla, el azúcar, la sal, la ralladura y el huevo. Agregar la mezcla de levadura y leche, y amasar hasta lograr una masa elástica. Engrasar un cuenco y poner en él la masa. Tapar y dejar leudar 30 minutos.

Paso 3:  Volver a amasar cinco minutos. Extender la masa y cubrir el molde engrasado. Repartir la fruta en líneas diagonales, espolvorear con azúcar y canela y poner tiras de masa en líneas diagonales. Dejar reposar 10 minutos y hornear a 180 °C durante 25-30 minutos.

Servir templado con un poco de helado batido.

1 88 89 90 91 92 99