El Valle del Jerte, un caso de éxito de desarrollo rural

Una delegación del Gobierno de Corea del Sur ha visitado este mes de noviembre a los responsables del programa LEADER del Valle del Jerte, para analizar el proceso de desarrollo de la comarca, tras seleccionarla como un caso de éxito a nivel europeo en desarrollo rural.

La delegación coreana estuvo integrada por 18 personas de diferentes departamentos del gobierno central del país. Como máxima representante del grupo coreano, visitó el Valle del Jerte la directora del Comité de Presidencia para el Desarrollo Regional de Corea, tal y como ha explicado la Sociedad para la Promoción y el Desarrollo del Valle del Jerte, Soprodevaje.

El objetivo principal de la visita era el de buscar aliados para implementar este modelo de desarrollo rural en Corea del Sur.
Recibieron a la delegación coreana Felipe Heras, presidente de Soprodevaje; Ernesto Agudiez, presidente de la Mancomunidad de Municipios del Valle del Jerte, y Emilio Sánchez; presidente de la Agrupación de Cooperativas del Valle del Jerte.

Elisa Esteban, gerente de Soprodevaje hizo una presentación del proceso de desarrollo territorial y los principales resultados obtenidos en el Valle del Jerte, así como de las dificultades encontradas en la aplicación del programa LEADER en la comarca para impulsar el desarrollo rural en los municipios que la componen.

El Valle del agua y las cerezas ya tiene a punto sus piscinas naturales

La temporada de baño 2016 ya ha comenzado en el Valle del Jerte, también conocido como el Valle del agua y de las cerezas. Esta es una buena época para acercarse a la comarca a conocer sus famosas Picotas del Jerte y darse un chapuzón en sus piscinas naturales o en enclaves tan estupendos como Los Pilones, en la Reserva Natural de la Garganta de los Infiernos.

La práctica totalidad de las piscinas naturales del Valle del Jerte, repartidas por el río Jerte y las gargantas ya están habilitadas y en funcionamiento.
Entre las piscinas naturales ubicadas en el río Jerte destacan charcos tan populares como “Los Pingueros”, en Tornavacas; el “Nogalón” o “la Tenería”, en Jerte; “La Pesquerona”, “El Simón”, “La Picaza” o “El Vao”, en Cabezuela del Valle; las piscinas naturales de “El Pilar” y “El Cristo”, en Navaconcejo, y los charcos de Rebollar o “El Benidorm”, en Casas del Castañar.

En cuanto a las zonas de baño habilitadas en las gargantas del Valle del Agua, hay que señalar las piscinas naturales de la Garganta Bonal, en Valdastillas y Piornal (El Calderón); los charcos en la garganta de las Nogaleas, de Navaconcejo; la piscina natural de “Las Camellas” en Barrado, o la piscina natural en la Garganta del Lugar de El Torno.

En el caso de las piscinas municipales existentes en diferentes municipios (Barrado, Casas del Castañar, Jerte, Tornavacas, El Torno, Piornal y Valdastillas) estarán todas abiertas desde principios de julio. Los servicios de dinamización de la Mancomunidad de Municipios organizarán, un año más, cursos de natación en ellas.

Un chapuzón en Los Pilones
Los Pilones, paraje natural situado en plena Reserva Natural de la Garganta de los Infiernos es uno de los luagares de baño más excepcionales del Valle del Jerte. A lo largo de los últimos años, diversos medios han coincidido en señalar que se encuentra entre las mejores piscinas naturales del mundo. Entre otros, publicaciones especializadas como Skyscanner, Traveler, TripAdvisor o El Viajero Astuto, que han destacado su ubicación, la calidad de sus aguas y su excepcional morfología geológica como rasgos distintivos. ¡Un lugar que no hay que perderse!

No obstante, debido a las características del entorno, la Mancomunidad de Municipios del Valle del Jerte hace, como cada año, un llamamiento a todas aquellas personas y bañistas que se acerquen a disfrutar de las piscinas naturales del Valle del agua para que hagan un uso responsable de estos enclaves, “para que la limpieza y el respeto del entorno garanticen su buena conservación para las generaciones futuras”.

Las piscinas naturales del Valle del Jerte configuran un recurso turístico de primer orden y un complemento ideal a las actividades de la Cerecera 2016, que continúan durante el mes de julio, con las Jornadas Gastronómicas de la Cereza Picota en diferentes restaurantes de la comarca; las jornadas de puertas abiertas en las cooperativas de cereza,  o las visitas guiadas a la Agrupación de Cooperativas del Valle del Jerte. Esta última actividad es a partir de este mes más atractiva, dado que ya se están recolectando las afamadas Picotas del Jerte, variedades autóctonas de cereza del Valle del Jerte y únicas en el mundo.

Toda la información relativa a las actividades de la Cerecera 2016 y situación de los enclaves naturales de baño puede consultarse en la web de la Oficina de Turismo del Valle del Jerte.

‘España Directo’ viaja con la Cereza del Jerte del campo a la mesa

El programa de Televisión Española España Directo ha estado recientemente en el Valle del Jerte, siguiendo el recorrido de sus afamadas cerezas del campo a la mesa, a lo largo de la cadena de valor del producto. El viaje comienza en plena finca de cultivo, con Ismael, agricultor de profesión que explica cómo se recoge esta fruta de máxima calidad.

La Cereza del Jerte sigue recogiéndose de modo tradicional, a mano. Normalmente, en el cesto típico de la zona, conocido como garabato, que los recolectores cuelgan del cuello. Recogen las cerezas de una en una, y con sumo cuidado, para evitar al producto todo tipo de daños y conseguir así que su vida útil sea más larga. De este modo, la Cereza del Jerte podrá conservarse durante más días y llegar a mercados lo más alejados posible de la zona de cultivo en el Valle del Jerte. Y, un dato curioso que aporta el recolector al programa: ¿Sabéis cuantos kilos de cereza puede recoger una persona? Pues entre 150 y 200 al día.

Son duras jornadas de trabajo, durante una campaña que se extiende de mayo a julio, dependiendo de la climatología, de cuándo llegue el fruto, de la cantidad de cerezas a recolectar y como haya ido la cosecha, en general.

Primero entran en el mercado las variedades más tempranas. En el Valle del Jerte se cultivan más de un centenar de tipos de cereza. De entre las certificadas por la DOP Cereza del Jerte, la Navalinda, es la primera que puede disfrutar el consumidor. Se distingue de las cerezas con más prestigio en el Valle del Jerte, las picotas, porque es la única variedad incluida en este sello de calidad que tiene rabito o pedúnculo.

En junio, llega la Picota del Jerte, un grupo de cuatro tipos de cerezas, más tardías, que maduran durante más tiempo en el árbol, una de las características que les confiere sus propiedades. Las distintas variedades de Picota del Jerte son: Ambrunés, Pico Negro, Pico Limón Negro y Pico Colorado.

La Picota del Jerte es una cereza sin rabito, ya que se queda prendido del árbol durante la recolección. Es una cereza autóctona del Valle del Jerte, más crujiente y sabrosa, y que tiene una vida útil mayor porque el orificio que une cereza y rabo queda perfectamente cicatrizado y permite a estas cerezas conservarse durante más tiempo y llegar a mercados europeos e incluso más lejanos.

Tras la recolección, los agricultores clasifican las cerezas, como explica en el reportaje de España Directo Lola. Hay que seleccionarlas por tamaño, para que el consumidor reciba un producto homogéneo. Y, del campo, a las cooperativas, donde de nuevo se realiza un proceso de calibrado y selección de las cerezas. Hay que garantizar que solo las mejores lleguen al mercado. Aquí los trabajadores vuelven a revisar que no haya cerezas con picaduras de pájaro o cualquier otro defecto. Se envasan y se envían directamente a los puntos de venta.

La Cereza del Jerte llega a fruterías y supermercados con el máximo frescor, ya que el tiempo que transcurre entre la recolección y el envío a puntos comerciales es muy pequeño: un día o poco más.

Y, por último, los usos culinarios de esta fruta, rica en minerales y con propiedades diuréticas, entre otras. Aunque la manera de aprovechar mejor sus nutrientes es degustarlas frescas, desde hace años la cereza es un producto clásico de la gastronomía, que se emplea tanto en platos dulces como salados. El programa España Directo presenta una rica receta con Cereza del Jerte para concluir su reportaje: Merluza rellena de cerezas.

Recetas como esta podrán degustarse en el Valle del Jerte hasta el 24 de julio en las XI Jornadas Gastronómicas de la Cereza Picota, en las que participan, con distintos menús, restaurantes de la comarca del Valle del Jerte.

Os dejamos el vídeo del reportaje de España Directo para que no perdáis detalle de cómo se está llevando a cabo la recolección de la Cereza del Jerte en la campaña 2016 para que llegue fresca y jugosa a todos sus consumidores.

Zona de escalada Las Monjas en el Valle del Jerte

En el Valle del Jerte existen distintas zonas de escalada, como El Cerro, del que hablamos en una entrada anterior, o la ubicación conocida como Las Monjas. Se encuentra en el municipio de Cabezuela del Valle, en concreto, en las coordenadas 40.190003, -5.818137.

Para acceder a la zona de escalada Las Monjas hay que ir desde Plasencia por la N-110 y desviarse a la izquierda, antes de llegar a Cabezuela del Valle, por una carretera con un indicador con una flecha, que dirige a la zona de Las Monjas y un cartel de la Casa de Ejercicios San José. La zona de escalada Las Monjas se encuentra tras avanzar un kilómetro una vez tomado el desvío. También puede llegarse desde Barco de Ávila. En ese caso, hay que dejar atrás la localidad de Cabezuela del Valle y desviarse a la derecha.

En la zona de escalada Las Monjas, el escalador se encontrará roca de granito sólido, con predominancia de placas de canto pequeño y adherencia. La localización dispone de 55 vías con alturas variables, que van de los cinco a los 16 metros, además de 20 bloques limpios y marcados. El grado es orientativo y va entre el IV y el 7c. Puede encontrarse el panel informativo en el siguiente enlace.

Las Monjas es una zona escalable todo el año. Hay sombra por la mañana y sol por la tarde, por lo que la única recomendación es evitar las mañanas de frío en invierno y las tardes de calor durante el verano. Es muy recomendable practicar escalada en esta zona durante el otoño, no solo por la temperatura, sino por el paisaje en tonos ocre, anaranjados y marrones que ofrece el Valle del Jerte en esta época del año.

Este paraje cuenta con diversas zonas escalables conocidas como: La huerta del abuelo José, con nueve obstáculos; el Muro Central, con doce; el Canchal de la sonrisa, con cinco; Naranjito, con cuatro; Madroñera, con otros cuatro; Coco Loco, con siete; Apache, con seis, y la Cueva de los Maquis, con otros siete. Ofrecen una gran diversidad al escalador, con algunos trayectos todavía por encadenar. El Muro Central, por ejemplo, está formado por dos canchos que se reparten 13 rutas, de dificultades entre el V y 8a/+

Si visitáis el Valle del Jerte y sois aficionados a la escalada, os recomendamos reservar unos días para disfrutar de este entorno.

Caminos del agua en el Valle del Jerte: Las Camellas

El Valle del Jerte, conocido también como el Valle del agua, cuenta con distintas rutas de senderismo y parajes ideales para contemplar los paisajes que conforman el río Jerte, con sus gargantas, arroyos y piscinas naturales. Es el caso de Las Camellas.

Las Camellas se localiza en el término municipal de Barrado. En el curso fluvial de la Garganta del Obispo hay una presa que forma el conocido como “Embalse de las Camellas y Garganta del Obispo”, construido para el abastecimiento de agua de los pueblos de Gargüera, Casas del Castañar, Cabrero, Valdastillas y Barrado.

Cercano a dicho embalse, aguas abajo, a escasos 1,5 kilómetros, se encuentra una zona natural de baños con numerosos charcos de distinta profundidad, conocida también como Las Camellas.

El Valle de la Garganta del Obispo se pobló muy pronto. De hecho, en el término municipal de Barrado hay numerosos restos vetones y romanos. Allí se localizó una tablilla que data de la época visigoda, la llamada Pizarra del Barrado, que recoge costumbres agrícolas, leyes, localidades y caminos de la época, muchos aún vigentes en la actualidad y que unían la población de Tejeda del Tiétar con el Valle del Jerte.

Las Camellas es uno de los muchos enclaves del Valle del Jerte en los que disfrutar de la red de arroyos y gargantas que alimentan el Valle del Jerte y que muestran que la unión del río y la comarca es tan fuerte que puede apreciarse en su propio nombre.

La lucha entre el río y los terrenos rocosos que recorre ha conformado a lo largo de milenios una red de intrincados laberintos, con espacios geográficos singulares, como las gargantas del Jerte.

1 2 3 21