Propiedades de la cerezas. Pequeñas en tamaño, grandes en nutrición

Todo el mundo sabe que las cerezas, y especialmente las Cerezas y Picotas del Jerte, son una fruta rica, jugosa y fácil de consumir. Además, de un alto valor nutritivo, las propiedades de las cerezas son numerosas. Tienen un alto valor nutritivo.

Una taza de picotas del Jerte tiene solo 87 calorías, 22 gramos de carbohidratos, un gramo de proteínas y 3 gramos de fibra, componentes ideales de una dieta equilibrada. También son una excelente fuente de vitamina A (beta-caroteno), contienen 19 veces más que las fresas o los arándanos, a menudo asociados con esta vitamina. En contrapartida, su contenido de azúcar es muy bajo.

Entre las propiedades de las cerezas también está la de ser conocidas como “alimento del cerebro”; ayudan a la salud de las neuronas y previenen la pérdida de memoria. Tienen , además, vitamina C, E, potasio,magnesio, hierro, ácido fólico y fibra. Por todas estas características, son una buena elección para el postre o la merienda en cualquier momento.

La fuerza de las antocianinas

Las cerezas han sido siempre consideradas, con razón, una de las mejores frutas para deputar el organismo y expulsar las toxinas (son uno de los llamados alimentos detox). Esto se debe a su alto nivel de antocianinas, el pigmento responsable de su característico color entre rojo y morado. Una taza de cerezas tiene unos 82 gramos de antocianinas, que son capaces de neutralizar los radicales libres, principales responsables del desarrollo de enfermedades degenerativas como el Alzheimer, la artrosis y ciertos tipos de cáncer.

Las propiedades de las cerezas también se asocian a la prevención de dolencias cardiovasculares, ya que las antocianinas son capaces de proteger el corazón y el riego sanguíneo. De este modo, también son buenas para los capilares de los ojos, y ayudan a conservar la vista.

No es menos importante la capacidad de este componente, combinado con la vitamina C y los aminoácidos, para prevenir el envejecimiento de la piel y proteger las uñas y el cabello. De nuevo, evitan la acción de los radicales libres sobre la epidermis, previniendo la aparición de manchas, arrugas, flacidez y otros defectos de la piel.

 

Corredores y atletas después de los entrenamientos.

Las propiedades de las cerezas no acaban aquí. Las antocianinas pueden reducir la inflamación de los músculos, por lo que son aconsejadas para el dolor de tendones y la sobrecaga muscular que se sufre después de correr o practicar deporte. También reducen los síntomas de la artritis y la gota.

Los nutrientes contenidos en un tazón de picotas, como el hierro, el calcio y el zinc mantienen a raya dolencia de los huesos como la osteoporosis, y otros problemas relacionados con el debilitamiento de los dientes. Y son capaces de combatir la anemia ferropénica. Por todo esto, se recomienda su consumo a mujeres que han llegado a la menopasia -que tienen tendencia a padecer estas complicaciones- y a los niños y niñas para ayudar a su crecimiento.

En resumen, comer al menos 200 gramos de Cerezas o Picotas del Jerte al día ayuda a prevenir muchas de las enfermedades degenerativas más comunes y a prevenir el envejecimiento. Así de fuertes son las propiedades de las cerezas, una fruta de temporada que aporta estos nutrientes entre los meses de mayo y junio.

Cerezas y diabetes: Una fruta óptima para controlar la glucosa en sangre

¿Pueden la personas con diabetes comer cerezas? Según diferentes estudios médicos y dietéticos no solo pueden, sino que deben. De hecho, la Federación Española de Diabetes las recomienda como alimento habitual en la dieta de los pacientes con esta dolencia. Hablemos un poco de cerezas y diabetes.

Nuestros pequeños frutos rojos son ricos en antioxidantes –en concreto, en antocianinas, ya os hemos hablado de ellas alguna vez por aquí–, por lo que ayudan a reducir las enfermedades cardíacas y ciertos tipos de cáncer. También contienen melatonina, otro tipo de antioxidante, que ayuda a regular el ritmo cardíaco y los ciclos de sueño del cuerpo.

En este caso, lo más importante sobre cerezas y diabetes es que los antioxidantes de esta fruta estimulan la secreción de insulina en el páncreas hasta en un 50%, y contienen muy poca glucosa -tienen uno de los índices glucémicos mas bajos de todas las frutas. Esto, sumado a su alto contenido en fibra ayuda a reducir los niveles de azúcar en sangre y a controlar las calorías. Por tanto, las cerezas son una de las frutas más recomendables en la dieta para controlar la diabetes, y ayudan a prevenir el desarrollo de esta enfermedad en las personas mayores (la conocida como diabetes de tipo II).

Las cerezas son también una gran fuente de beta-caroteno (vitamina A), que es esencial para el organismo. Contienen 19 veces más que los arándanos y las fresas, a menudo recomendados como fuentes de vitamina A. Además, tienen cantidades importantes de vitaminas C y E, magnesio, hierro, ácido fólico y fibra.

Ojo con esto último, porque la fibra es muy importante para regular la salud digestiva. Una dieta rica en fibra contribuye a mejorar el control glucémico después de las comidas, disminuye los niveles de colesterol en sangre y ayuda a controlar el peso gracias a su efecto saciante, lo que es muy importante para las personas diabéticas, sobre todo para las que padecen el tipo 2 de la enfermedad.

Por lo tanto, es recomendable que los pacientes con diabetes realicen una dieta rica en fibra, ya que contribuye a mejorar el control glucémico después de las comidas, disminuye los niveles de colesterol en sangre y ayuda a controlar el peso gracias a su efecto saciante.

Por lo que hemos visto sobre cerezas y diabetes, esta fruta es muy buena para las personas con diabetes. Sus propiedades se conservan tanto si se toman frescas como congeladas o secas, aunque es recomendable evitar las presentaciones que tienen azúcar añadido, como las confitadas o caramelizadas. Pero hay que tener cuidado con no abusar de ellas. Media taza de cerezas al día es una excelente opción para las personas con diabetes.

Otras frutas recomendables para la alimentación de los diabéticos son las manzanas, las ciruelas negras, fresas, naranjas, pomelos, peras y kiwis, cada una por sus propiedades particulares.

Nueve beneficios para la salud del zumo de cereza

Las Picotas y cerezas del Jerte pueden consumirse frescas, en recetas o en zumo. Tienen innumerables beneficios para la salud, pero sobre todo si se ingieren frescas o en zumo. En esta entrada enumeramos nueve de los beneficios para la salud del zumo de cereza.

El alto contenido en elementos antioxidantes, sales minerales y vitaminas, que favorecen la fijación del agua en las células del cuerpo. Por este motivo, son un buen hidratante para piel y cabello. También tienen propiedades remineralizantes, tonificantes y depurativas, y un bajo contenido graso. Por lo que podemos picotear todo lo que queramos.

Además, son beneficiosas frente al cáncer, el colesterol, la gota o el insomnio. Y, una curiosidad, las variedades cultivadas en el Valle, son muy ricas en triptófano, serotonina y melatonina y, por tanto, un eficaz potenciador del sistema inmune.

El zumo de cereza es un interesante nutriente que aporta además de las propiedades señaladas, otras muchas:

1. Reduce la inflamación y el dolor.

El zumo de cereza es un potente reductor del dolor y actúa como un antiinflamatorio natural debido antocianinas que contiene la cereza. Las antocianinas también pueden proteger contra las condiciones crónicas que están asociadas a la inflamación, como las enfermedades cardiovasculares, el cáncer o el Alzheimer.

 

2. Actúa frente al dolor de las articulaciones y el causado por gota

El zumo de cereza contiene compuestos como antocianinas y bioflavonoides, un tipo especial de antioxidantes, que ayudan a aliviar y prevenir el dolor en las articulaciones y la gota.

 

3. Previene la enfermedad cardiovascular

Otro de los beneficios para la salud del zumo de cereza es la prevención de de dolencias cardiovasculares asociadas a altos niveles de colesterol. Las cerezas ayudan a prevenir la enfermedad cardiovascular al disminuir los niveles de triglicéridos y colesterol.

 

4. Estimula el sistema inmunológico

La cereza es rica en flavonoides, un tipo de antioxidante que ayuda a estimular el sistema inmunológico. Por ello, uno de los beneficios para la salud del zumo de cereza es la potenciación del sistema inmunológico.

 

5. Tiene propiedades anticancerígenas

Los antioxidantes que se encuentran en el zumo de cerezas han demostrado su capacidad para desactivar los genes que están involucrados en el cáncer. También pueden ser capaces de inhibir el crecimiento de células tumorales. Diversas investigaciones relacionan las antocianinas y ácidos fenólicos (compuestos protectores que se encuentran en las plantas) con propiedades anticancerígenas.

 

6. Es una ayuda para mantener sano el cerebro

Enfermedades neurológicas como el Párkinson, el Alzhéimer o la enfermedad de Huntington están causasadas por el envejecimiento y el estrés oxidativo. El zumo de cereza es rico en antioxidantes, que pueden tener propiedades protectoras contra estas dolencias.

 

7. Previene la diabetes tipo II

Una dieta alta en grasa es a menudo responsable del desarrollo del síndrome metabólico que precede a la diabetes tipo II, por ello, alimentos como las cerezas pueden reducir el riesgo de desarrollar esta enfermedad.

 

8. Es una ayuda para perder peso

Las antocianinas de las cerezas pueden actuar contra el desarrollo de la obesidad, ya que, ayudan a eliminar toxinas y desechos en movimiento, lo que puede promover la pérdida de peso mediante la eliminación de sustancias nocivas en el cuerpo.

 

9. Ayuda a recuperarse tras hacer ejercicio

El alto contenido de antioxidantes del zumo de cereza puede ayudar a la recuperación del cuerpo tras una dura sesión de ejercicios, de forma más rápida, por su contenido en potasio. También ayuda con la hidratación, así como al mantenimiento de la presión arterial, la recuperación muscular, la digestión, la frecuencia cardíaca, los impulsos nerviosos, y los niveles de pH.

La naturópata Patricia Pérez prepara tres batidos con Picota del Jerte

Patricia Pérez, elaboraciónEl Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida Cereza del Jerte ha presentado tres batidos refrescantes para dar la bienvenida al verano: el diurético con Picotas del Jerte, melocotón y manzana; el reconstituyente con Picotas del Jerte, remolacha y apio y por último, el protector de Picotas del Jerte, zanahoria y mango.

La presentadora de tv y naturópata Patricia Pérez ha creado estos batidos sanos para afrontar con energía el verano. “Un batido détox es el que te ayuda a potenciar la eliminación de toxinas del organismo”, explicó. La Picota del Jerte, por sus propiedades nutricionales, “es perfecta para combinar con otros ingredientes. El primer batido es diurético porque el ácido Málico de la manzana ayuda a depurar el hígado y el melocotón refuerza el estómago”, subrayó la presentadora.

El batido hecho a base de Picota del Jerte, remolacha y apio es reconstituyente porque la remolacha “potencia la energía del riñón y el apio es diurético y tonificante”. El último batido, con Picota del Jerte, zanahoria y mango es protector porque tanto la zanahoria como el mango “ayudan a proteger la piel del sol gracias a sus betacarotenos”.

A las propiedades ya mencionadas añadimos las de la Picota del Jerte rica en potasio, fibra, folatos, vitamina A, C y K, que la hace un buen antioxidante por su contenido en polifenoles y elagico que enriquece la sangre y además tiene un efecto astringente que la hace muy importante en verano ya que evitamos así “la pérdida excesiva de líquidos”.

Las Picotas del Jerte son un producto exclusivo que se distingue por su sabor y dulzura. Son las únicas que se desprenden del árbol sin rabito, pero hay más características que las diferencian del resto: su textura carnosa y más crujiente, su tamaño de un calibre de menor tamaño – comprende desde los 22 a los 26 milímetros- y su sabor más dulce y su color. Su cultivo natural y su recogida y tratamiento tradicionales multiplican sus propiedades y permiten que lleguen a los mercados en el momento óptimo para el consumo.

Las variedades certificadas por el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida Cereza del Jerte son: Pico Limón Negro, Pico Negro, Pico Colorado y Ambrunés, esta última, la más apreciada por ser la que más tiempo madura en el árbol al sol, y por tanto es la más dulce.

En el Valle del Jerte el cultivo de las cerezas se desempeña de una manera natural, tradicional y sin aditivos, lo que consigue que las cerezas y picotas tengan un sabor único y un altísimo contenido en vitaminas, oligoelementos, flavonoides, etc. Tras una cuidadosa selección a pie de árbol, de acuerdo a un riguroso control de calidad, sólo las mejores se identifican con el sello de la Denominación de Origen Cereza del Jerte.

Receta. Bircher Muesli con Cerezas del Jerte

Las Cerezas y Picotas del Jerte son frutas nutritivas y con importantes beneficios para la salud. Además, pueden emplearse en receta saludables como la que os proponemos en esta entrada: Bircher Muesli con Cerezas del Jerte.

El Bircher-Müesli, mezcla de copos de cereales, fruta seca y semillas oleosas, fue inventada en el siglo XIX por el doctor suizo Max Bircher, del que hoy lleva el nombre. Este producto es mucho más que un alimento, ya que se relaciona con un estilo de vida saludable.

INGREDIENTES

1 taza de avena sin gluten.

2 tazas de leche de almendras sin azúcar.

1 taza de cerezas o picotas del Jerte, cortadas por la mitad.

2 cucharadas de semillas de lino molidas.

1 cucharada de copos de coco sin azúcar.

1 cucharada de almendras sin sal, picadas en trozos grandes.

1 cucharada de semillas de calabaza crudas.

1 cucharada de zumo de limón.

1 cucharadita de canela en polvo.

¼ cucharadita de cardamomo molido fresco.

Una pizca de sal.

 

ELABORACIÓN

Para elaborar el Bircher Muesli con Cerezas del Jerte, el primer paso es mezclar todos los ingredientes en un recipiente. Trocear las Cerezas o Picotas del Jerte por la mitad y añadirlas a la mezcla. También se pueden incorporar en forma de puré, aplastándolas con un tenedor para que se ablanden.

Revolver.

Dejar a remojo durante 2 horas o hasta que la mezcla esté suave, unos 30 minutos. Es ideal hacerlo durante la noche, para disfrutar al día siguiente.

El Bircher Muesli con Cereza del Jerte se puede consumir frío o a temperatura ambiente.

1 2 3 8