Las frutas más saludables para los niños. Y algunos trucos…

Las frutas son indispensables en la dieta de los más pequeños. En este post dejamos una lista de las frutas más saludables para los niños. Su alto contenido en nutrientes esenciales las hacen fundamentales para su crecimiento y el buen funcionamiento de su organismo. Pero no todas las frutas tienen la misma cantidad de nutrientes ni resultan igual de fáciles de comer para los niños. ¡Atentos!

MANZANA

La manzana es una de las frutas más saludables para los niños. Se da durante todo el año y además reporta un buen número de beneficios a la salud. Esta fruta posee fibra, magnesio, hierro, calcio, fósforo y vitaminas A, B, C y E. Tiene propiedades diuréticas y contiene pectina, una fibra que absorbe toxinas y depura el organismo. Además, los antioxidantes que contienen ayudan a mantener protegido el organismo de los más pequeños.

Truco: Si a los niños les resulta difícil de ingerir, se les puede dar en puré o compota con un toque de canela.

PLÁTANO

El plátano es rico en vitaminas B y C, ácido fólico y fibra. También es conocido por su gran aporte potásico, superior al de algunas de las frutas más saludables. Es fácil de ingerir por su textura blanda y tiene un alto contenido en hidratos de carbono. Los encargados de producir energía en el organismo.

Se puede ofrecer al niño a partir de los 6 meses cuando se inicia la alimentación complementaria.

Consejo: A los más pequeños les encanta batido con fresas y un poco de leche.

 

CEREZAS

La cereza es una de las frutas más saludables ya que tiene múltiples nutrientes y propiedades. Es rica en antioxidantes y contiene menos azúcares que otras frutas, como la manzana.

Contiene sales y minerales como el calcio, el potasio y el fósforo, y tiene propiedades hidratantes y diuréticas. También capacidades depurativas y laxantes por su alto contenido en agua.

Recuerda: Es importante recordar retirar el hueso para que los pequeños no se atraganten y consumirlas cuando están en temporada.

 

PIÑA

La piña contiene una gran cantidad de agua y vitamina C. También minerales y ácido fólico, y tiene propiedades diuréticas y laxantes suaves, que ayudan a aliviar el estreñimiento. Es pobre en grasas y favorece el tracto intestinal, por eso no puede faltar en nuestro ranking de frutas más saludables para los niños.

Cuándo introducirla: Se le puede empezar a dar a los más pequeños en zumo a los 9 meses y natural a partir de los 18.

 

KIWI

Existen muchas razones que postulan al kiwi como una de las frutas más saludables para los niños. La número uno es su alto contenido en vitamina C, superior al de las naranjas, que previene resfriados y ayuda a sus defensas. Además, combate el estreñimiento de niños y bebés por sus propiedades laxantes. Por otro lado, posee un alto contenido en acido fólico y minerales esenciales, como el potasio.

El toque para tus recetas: Su intenso color verde da alegría a cualquier ensalada, macedonia o plato de fruta troceada. ¡Inclúyelo en tu lista de frutas más saludables para los niños!

Cinco trucos para que los niños coman fruta

Por su aporte vitamínico y nutritivo, la fruta es esencial para el crecimiento y el desarrollo de los más pequeños de la casa. Sin embargo, en muchas ocasiones resulta una odisea que coman fruta regularmente. Para ayudarte en esta misión compleja, te dejamos un par de trucos para que los niños coman fruta. ¡Aquí van!

1. Tú eres el primer paso

Gran parte de los hábitos y rutinas alimenticias de los niños son responsabilidad de sus padres y, generalmente, los adquieren directamente en su entorno. Si pretendes que los niños coman fruta, ¡que te vean comiéndola!

Dar ejemplo a los más pequeños es fundamental para que generen hábitos alimenticios saludables. Una dieta equilibrada, comer cinco piezas de frutas o verduras al día o hacer ejercicio con frecuencia son buenas prácticas para que adquieran un estilo de vida saludable desde la infancia.

2. Haz de la fruta una comida atractiva

El primer consejo es que procures hacer de la fruta una comida divertida y atractiva para los niños. La mejor forma de conseguirlo es cortándola de forma creativa. En este enlace puedes ver algunas formas de hacerlo con manzanas talladas o hasta creando una sandía-barco pirata. Este es uno de los grandes trucos para que los niños coman fruta in rechistar.

3. Cocina creativa con fruta

Disimular en las comidas algo que no les gusta a los más pequeños es  uno de los trucos más antiguos. Y una buena técnica para que los niños coman fruta sin enterarse y para que la vayan incorporando a su dieta poco a poco. Existen cientos de recetas en las que puedes incluir fruta de manera que esta pase desapercibida, como añadiéndole manzana a la ensalada. ¡Por no hablar de los postres! Tarta de manzana o de piña, mousse de limón o de fresa, helado de cerezas o buñuelos de melocotón son postres irresistibles.

Además puedes aprovechar las vacaciones de verano para pedirles que te echen una mano en la cocina. Que ellos mismos preparen la receta es otro de los grandes trucos para que los niños coman fruta.

4.Cada fruta en su momento

Comer siempre manzanas o siempre naranjas puede resultar aburrido para los más pequeños. Procura comprar fruta de temporada para incorporar variedad y disfrutar más de su sabor. En esta época, te recomendamos aprovechar los beneficios de las picotas del Jerte en la dieta de los niños.

5.Mézclala con todo y sácale su jugo

En vez de obligarles a acabar una pieza de fruta, mézclala con yogur natural o con cereales para que sea más fácil de consumir. También puedes combinarlas con otros ingredientes como el chocolate o presentarla como un helado. Si te sigue resultando difícil que los niños coman fruta, prueba otras alternativas. Los batidos o zumos de frutas refrescantes e hidratantes son opciones estupendas, sobre todo para el verano.

Cerecera

Recetas con fruta para niños: cómo preparar un sorbete de cerezas

cerezas_cuenco_mesaLlega el buen tiempo y la temporada de cerezas del Jerte, una combinación perfecta para
ofrecer a los más pequeños sabrosas recetas con cereza y nuevas formas de introducir la fruta en sus hábitos alimenticios. Os proponemos un sorbete de cerezas, casero y natural.

Las cerezas y picotas del Jerte constituyen una fruta muy nutritiva para los más pequeños. Tienen un alto contenido en flavonoides, así como en vitaminas A y C, que ayudan a prevenir la degeneración celular, por lo que resulta beneficioso incorporarlas a la dieta desde la niñez, previniendo enfermedades degenerativas neuronales. Además, constituyen un buen cúmulo de minerales como el hierro, el calcio, el fósforo o el potasio y de oligoelentos, que previenen la anemia y cualquier tipo de carencia que pueda aparecen durante los primeros años de la niñez.

La cereza del Jerte es también ricas en antioxidantes por lo que, además de muy beneficiosa para la salud, estimula los biorritmos de los niños ayudándoles a impulsar su actividad diaria y favoreciendo el sueño. Además, las cerezas son una de las frutas con con menos calorías y grasas y tienen un alto aporte energético al producir sustancias como la serotonina y melatonina. Asimismo, su alto contenido en fibra mejora el tránsito intestinal y ayuda a los niños en el proceso de la digestión, por lo que es recomendable aprovechar la temporada de cerezas del Jerte para incluirlas en su alimentación.

Por otra parte, el sorbete es una opción muy sencilla de elaborar y, al prepararse de modo casero, se preservan las propiedades naturales de la cereza, sin aditivos.

Podéis elaborarlo siguiendo estos sencillos pasos:
sorbete de cereza del jerteIngredientes (8 porciones)
Cuatro tazas de cerezas del Jerte o picotas
1 taza de agua
2-4 cucharadas de azúcar de repostería

Elaboración
Pasar las cerezas deshuesadas, el agua y el azúcar por la batidora hasta obtener una mezcla suave.

Colar con un colador fino, presionando para extraer la mayor cantidad de líquido posible y retirar los sólidos.

Introducir la mezcla en heladera siguiendo las instrucciones del fabricante y trasladar a un recipiente hermético para congelar.

Si no se dispone de heladera, se puede verter la mezcla en un molde rectangular para hornear, de unos 20 por 33 centímetros. Se coloca en una superficie plana en el congelador y se deja congelar, revolviendo la mezcla cada 30 minutos, con un tenedor o cuchara y llevando los bordes hacia el centro y aplastando los grumos hasta que la mezcla quede firme y con un toque granizado. Este proceso se repite durante 2,5 o 3 horas.

Recetas con cerezas para los más pequeños: papilla, helado y batido

cerezas_cuenco_mesa2Estamos en temporada de cerezas, una fruta con infinidad de propiedades para la salud que constituye un rico picoteo y merienda para los niños al natural, pero con la que también se pueden preparar ricas elaboraciones, incluso para bebés. Os proponemos tres: una papilla de cerezas, un helado de cerezas y un batido de cerezas ¡Atentos!

 

Papilla de cereza, pera y plátano

Esta receta de Guía Infantil es tremendamente sencilla de preparar y además no solo sirve para incorporar las propiedades de la cereza en la dieta del niño, sino también las de otras frutas. Necesitaréis: una pera, un plátano, una mandarina y diez cerezas.

Y los pasos de la elaboración son igualmente sencillos. Primero hay que lavar y pelar la pera y las cerezas, que también se deshuesarán, y trocearlas.

Se incorporan cerezas y la pera a un cazo con agua y se dejan cocer unos minutos. El plátano se tritura en la batidora y se añade a la mezcla anterior. De nuevo se pasa toda la fruta por la batidora, para que los ingredientes se mezclen, y se exprime la mandarina para añadir el zumo y que la papilla quede más o menos dulce, según preferencias.

 

Batido de yogur de cerezas

Esta receta la hemos encontrado en Elle Gourmet y no solo sirve para los más pequeños. Solo se necesitan 200 gramos de cerezas, 4 decilitros de yogur natural, 50 mililitros de leche, 100 gramos de azúcar, 2 decilitros de nata, y entre 10 y 20 minutos.

Para elaborar el batido se trituran en la batidora las cerezas, con el yogur, el azúcar y la leche, y se reserva la mezcla en la nevera. Luego se coloca la nata en un recipiente metálico y se monta con unas varillas.

Se coloca en el recipiente para servir la mezcla del batido y se rellena con la nata. ¡Así de fácil!

 

Helado de cerezas

Atentos al superhelado de cerezas que nos ofrece el blog Cocinando entre olivos. A los niños les encanta el helado y esta receta es sana, rica y natural. Los ingredientes: 500 gramos de cerezas deshuesadas, 5 yogures griegos, 150 gramos de azúcar y (si se quiere) una cucharada de azúcar invertido.

Limpias, deshuesadas y preparadas, las cerezas se ponen en un cazo con azúcar para que suelten el jugo. La mezcla se deja enfriar y se añade el yogur. Se pasa por la batidora y se deja en la nevera cuatro horas. Se coloca en una heladera entre 40 y 50 minutos o bien en un recipiente normal en el congelador y se mezcla cada 20 minutos, unas cinco o seis veces. Para cualquier duda, hay unas fotos espectaculares de la receta en el blog de Cocinando entre olivos.

¡Acordaos de usar siempre cerezas del Jerte, ricas y con propiedades únicas para la salud!