El Valle del agua y las cerezas ya tiene a punto sus piscinas naturales

La temporada de baño 2016 ya ha comenzado en el Valle del Jerte, también conocido como el Valle del agua y de las cerezas. Esta es una buena época para acercarse a la comarca a conocer sus famosas Picotas del Jerte y darse un chapuzón en sus piscinas naturales o en enclaves tan estupendos como Los Pilones, en la Reserva Natural de la Garganta de los Infiernos.

La práctica totalidad de las piscinas naturales del Valle del Jerte, repartidas por el río Jerte y las gargantas ya están habilitadas y en funcionamiento.
Entre las piscinas naturales ubicadas en el río Jerte destacan charcos tan populares como “Los Pingueros”, en Tornavacas; el “Nogalón” o “la Tenería”, en Jerte; “La Pesquerona”, “El Simón”, “La Picaza” o “El Vao”, en Cabezuela del Valle; las piscinas naturales de “El Pilar” y “El Cristo”, en Navaconcejo, y los charcos de Rebollar o “El Benidorm”, en Casas del Castañar.

En cuanto a las zonas de baño habilitadas en las gargantas del Valle del Agua, hay que señalar las piscinas naturales de la Garganta Bonal, en Valdastillas y Piornal (El Calderón); los charcos en la garganta de las Nogaleas, de Navaconcejo; la piscina natural de “Las Camellas” en Barrado, o la piscina natural en la Garganta del Lugar de El Torno.

En el caso de las piscinas municipales existentes en diferentes municipios (Barrado, Casas del Castañar, Jerte, Tornavacas, El Torno, Piornal y Valdastillas) estarán todas abiertas desde principios de julio. Los servicios de dinamización de la Mancomunidad de Municipios organizarán, un año más, cursos de natación en ellas.

Un chapuzón en Los Pilones
Los Pilones, paraje natural situado en plena Reserva Natural de la Garganta de los Infiernos es uno de los luagares de baño más excepcionales del Valle del Jerte. A lo largo de los últimos años, diversos medios han coincidido en señalar que se encuentra entre las mejores piscinas naturales del mundo. Entre otros, publicaciones especializadas como Skyscanner, Traveler, TripAdvisor o El Viajero Astuto, que han destacado su ubicación, la calidad de sus aguas y su excepcional morfología geológica como rasgos distintivos. ¡Un lugar que no hay que perderse!

No obstante, debido a las características del entorno, la Mancomunidad de Municipios del Valle del Jerte hace, como cada año, un llamamiento a todas aquellas personas y bañistas que se acerquen a disfrutar de las piscinas naturales del Valle del agua para que hagan un uso responsable de estos enclaves, “para que la limpieza y el respeto del entorno garanticen su buena conservación para las generaciones futuras”.

Las piscinas naturales del Valle del Jerte configuran un recurso turístico de primer orden y un complemento ideal a las actividades de la Cerecera 2016, que continúan durante el mes de julio, con las Jornadas Gastronómicas de la Cereza Picota en diferentes restaurantes de la comarca; las jornadas de puertas abiertas en las cooperativas de cereza,  o las visitas guiadas a la Agrupación de Cooperativas del Valle del Jerte. Esta última actividad es a partir de este mes más atractiva, dado que ya se están recolectando las afamadas Picotas del Jerte, variedades autóctonas de cereza del Valle del Jerte y únicas en el mundo.

Toda la información relativa a las actividades de la Cerecera 2016 y situación de los enclaves naturales de baño puede consultarse en la web de la Oficina de Turismo del Valle del Jerte.

Temporada de Picotas y baño en el Valle del Jerte

Con la llegada del buen tiempo, el Valle del Jerte recibe sus e baños 2015 en el Valle del Jerte. La práctica totalidad de sus piscinas naturales, repartidas por el río Jerte y las gargantas ya están habilitadas y en funcionamiento.

Entre las piscinas naturales ubicadas en el río Jerte destacan charcos tan populares como “Los Pingueros” en Tornavacas, el “Nogalón” o “la Tenería” en Jerte, “La Pesquerona”, “El Simón”, “La Picaza” o “El Vao” en Cabezuela del Valle, las piscinas naturales de “El Pilar” y “El Cristo” en Navaconcejo, los charcos de Rebollar o “El Benidorm” en Casas del Castañar.

En cuanto a las zonas de baño habilitadas en gargantas hay que señalar las de la Garganta Rabanillo en el municipio de Cabrero, la piscina natural de Valdastillas en la Garganta Bonal, los charcos en la garganta de las Nogaleas de Navaconcejo o la piscina natural de “Las Camellas” en Barrado. A ellas se une la piscina natural en la Garganta del Lugar (El Torno) recientemente reformada y conocida como “Los Pozos”.

Algunos de los chiringuitos repartidos por estas zonas de baño ya se encuentran en funcionamiento, mientras que otros abrirán a lo largo de la próxima semana.

En el caso de las piscinas municipales existentes en diferentes municipios (Barrado, Casas del Castañar, Jerte, Tornavacas, El Torno, Piornal y Valdastillas) estarán abiertas para primeros de julio. Los servicios de dinamización de la Mancomunidad de Municipios organizarán, un año más, cursos de natación en ellas.

Mención aparte merecen “Los Pilones” el paraje enclavado en plena Reserva Natural de la Garganta de los Infiernos que el pasado año se alzó con el Certificado de Excelencia TripAdvisor.

Este Certificado premia a los lugares que reciben constantemente opiniones excepcionales de los viajeros; que impresionan continuamente a los visitantes. De hecho, el Certificado de Excelencia constituye un verdadero motivo de orgullo ya que se concede íntegramente a partir de las opiniones y puntuaciones de los viajeros en TripAdvisor.

A lo largo de los últimos años diversos medios han coincido en señalar que este paraje se encuentra entre las mejores piscinas naturales del mundo. Entre otros, publicaciones especializadas como Skyscanner, Traveler o El Viajero Astuto, que han destacado su ubicación, la calidad de sus aguas y la excepcionalidad de su morfología geológica como rasgos distintivos.

La Mancomunidad de Municipios del Valle del Jerte ha hecho un llamamiento a todas aquellas personas que se acerquen a disfrutar de estos enclaves naturales, para que el uso responsable, la limpieza y el respeto del entorno garanticen su buena conservación para generaciones futuras.

Una propuesta de Ecoturismo en el Valle del Jerte

Imagen de la Garganta de los Infiernos

Imagen de la Garganta de los Infiernos

Debido a su baja densidad demográfica y a un sistema de explotación de los recursos agrarios extensivo y sostenible, la dehesa, Extremadura tiene grandes paisajes que ofrecer a los apasionados del Ecoturismo. De hecho, el 30% del territorio de esta comunidad está bajo algún tipo de protección medioambiental. Es el caso de la Reserva Natural de la Garganta de los Infiernos, en el Valle del Jerte, uno de los 29 espacios de Ecoturismo recomendados por la Junta de Extremadura en el documento que enlazamos al final de la entrada.

Declarada como tal en 1994, la Reserva Natural de la Garanta de los Infiernos forma parte de la Red de Espacios Naturales protegidos de Extremadura y está incluida en el Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) “Sierra de Gredos – Valle del Jerte”. Sus más de 6.000 hectáreas se reparten en los términos municipales de Tornavacas, Cabezuela del Valle y Jerte, donde se sitúan tres centros de interpretación dedicados a este territorio, del que, si sois unos apasionados del Ecoturismo, no podéis dejar de disfrutar, debido a su ecosistema y paisajes únicos.

La Reserva Natural de la Garganta de los Infiernos es un entorno natural de extraordinaria belleza, localizado en el Valle del Jerte y en el que es posible disfrutar de una fauna y flora propias del territorio o de un relajante baño en las 13 pisicinas naturales encadenadas de Los Pilones, conocidas como “Marmitas de gigante”, y que constituyen grandes depresiones circulares, formadas de modo natural en las rocas del fondo del río.

Pero para conocer mejor este enclave y disfrutar de la propuesta de Ecoturismo que os planteamos, os hablamos de tres, de las muchas rutas de senderismo o aptas para bicicleta de montaña, que pueden realizarse en la Garganta de los Infiernos.

Pilones-Refugio. Como podréis encontrar en el documento siguiente, para seguir esta ruta se asciende desde el Centro de Interpretación por un bosque de robledales y castaños. Se llega hasta Los Pilones, donde la parada es obligada, y de ahí se cruza el Puente del Sacristán, próximo a la Garganta de las Yeguas, para llegar finalmente al Refugio.

Ruta de Carlos V. De esta ruta hemos hablado en varias ocasiones en este blog. Sigue los pasos del Emperador Carlos V hacia el Monasterio de Yuste, donde terminó sus días. La ruta atraviesa la ladera de la Reserva Natural, pasando por encima de Los Pilones y atravesando el tramo alto de la Garganta de Los Infiernos. En el llamado Collado de las Yeguas, se abandona la reserva y se prosigue hacia Jarandilla de La Vera, en la vecina comarca de La Vera.

Cordel del Valle. Esta ruta es especialmente interesante desde el punto de vista del Ecoturismo, ya que combina los paisajes naturales con un pasado que la relaciona con la actividad agropecuaria. Recorre una vía pecuaria a través de la que descendía el ganado trashumante desde el Norte de la Península. Parte también del Centro de Interpretación, en paralelo al río Jerte, hasta llegar a Puente Largo, en las inmediaciones del pueblo de Jerte.

Ruta de la Alta Extremadura. Sale de Tornavacas para alcanzar las cumbres más altas de la Reserva Natural de la Garganta de los Infiernos, llegando a los 2.000 metros de altura y permitiendo disfrutar de unas espectaculares vistas del Macizo de Gredos.

Por si queréis continuar explorando las posibilidades de Ecoturismo que ofrecen el Valle del Jerte y Extremadura, os recomendamos echar un vistazo al siguiente documento de promoción turística.

El Valle del las cerezas del Jerte y sus piscinas naturales

SAMSUNGEl Valle del Jerte es rico en piscinas naturales. El verano es una época excepcional para visitarlas porque el viajero podrá refrescarse en sus aguas y conocer de cerca la campaña de las cerezas del Jerte, que coincide con la época estival. De entre la gran variedad de piscinas naturales de la comarca, las más conocidas son las que se encuentran en la Reserva Natural de la Garganta de los Infiernos, en el paraje de Los Pilones. Son 13 piscinas naturales, conocidas como Marmitas de Gigante, que son el resultado de la erosión provocada por el agua sobre la roca granítica que las delimita. Este entorno es tan excepcional que el conocido blog El viajero astuto situó las piscinas de Los Pilones entre las 15 mejores piscinas naturales del mundo.

Pero las posibilidades del Valle del Jerte no terminan aquí, ya que existen otras piscinas naturales esparcidas por los municipios de la comarca.

En Cabezuela del Valle se encuentra la piscina natural La Pesquerona. Se trata de una piscina natural en el río Jerte, perfectamente equipada para los bañistas, con zonas de sombra y chiringuito. En el mismo municipio se están las piscinas naturales de El Simón, La Picaza y El Vao.

En Jerte pueden encontrarse las piscinas naturales de El Nogalón o La Tenería, ubicada esta en la unión de la Garganta de los Papuos con el río Jerte. En Navaconcejo, se encuentran las piscinas  naturales de El Pilar y El Cristo, mientras que, en Rebollar, se puede disfrutar del baño a lo largo del río en charcos.

También en El Torno existe otro charco en el río Jerte conocido como La alameda del Pino, mientras que en Casas del Castañar existe otro conocido como El Benidorm. En Cabrero, se encuentra la piscina natural de la Garganta del Rabanillo, con una piscina para adultos y otra para niños. Y, por último, en Valdastillas existe otra piscina natural en la Garganta de Bonal.

Además, existen varias piscinas municipales en los distintos pueblos del Valle del Jerte. Podéis encontrar más información sobre los accesos en las webs de la Asociación de Turismo del Valle del Jerte o en la de Extremaduarte, donde dedican un espacio a este tema.

EL Valle del Jerte y el agua: sus cascadas y gargantas (I)

Además de las cerezas, otra gran riqueza del Valle del Jerte es el agua. Tan saludables son los frutos, como el entorno. Desde el nacimiento del río Jerte a la Garganta de los Infiernos pueden encontrarse numerosas cascadas, gargantas y arroyos de excepcional belleza. Y, aunque la Garganta de los Infiernos es el de más caudal e importancia, el Valle del Jerte cuenta con entre seis y ocho gargantas destacables. Esta es la primera de dos entradas sobre ellas. En el vídeo de Canal Extremadura al final de la entrada podréis apreciar los paisajes en detalle y encontrar más información. También os recomendamos, junto con la obligada visita el propio Valle del Jerte, navegar por la web de Extremadura Virtual, donde encontraréis recorridos por las gargantas.

Garganta Los Papuos Foto: Floren Carrero

Garganta Los Papuos
Foto: Floren Carrero

La Garganta de San Martín se encuentra en la parte más alta del Valle del Jerte, a los pies de la Peña Negra y bajando desde el Puerto de Tornavacas. Sus inmediaciones constituyen el hábitat natural de la cabra montés. Bajando desde el Puerto de Tornavacas y, en la vertiente opuesta a esta garganta, puede apreciarse otra, la Garganta de Beceda, también en el municipio de Tornavacas.

Valle abajo, siguiendo el curso del río y más cercana al pueblo de Jerte, se encuentra la Garganta de Los Papuos. Esta es una importante zona de producción de castaños madereros y también de pastoreo, una tradición con más presencia en el pasado. En realidad hoy las gargantas son un espacio que disfrutan sobre todo caminantes y senderistas. También son frecuentes los deportes de aventuras, como el barranquismo.

La Garganta de la Serrá tiene un origen glaciar. En la era Cuaternaria este paraje estaba enterrado entre hielo y nieve, y fruto de la transformación que sufrió son las acumulaciones rocosas de la zona, denominadas morreras. Con esta garganta confluye la de los Asperones, entre Tornavacas y Jerte, para dar lugar a la Garganta de los Tres Cerros, donde se encuentra el puente de Carlos V, bautizado así por ser punto de paso en el viaje del emperador hacia su retiro en el Monasterio de Yuste, y destacado enclave de pesca.

Las gargantas de La Serrá y los Asperones, junto a la Garganta del Collado de las Yeguas, junto con otras, vierten agua a la Garganta de los Infiernos, que recibe también el agua procedente de los deshielos y cuenta con un generoso caudal, mayor incluso que el del río Jerte. La Garganta de los Infiernos origina otro destacado espectáculo natural conocido como El chorreo de “El manto de la Virgen” y acoge sus afamados Pilones, unas pozas naturales donde en verano es posible pegarse un chapuzón.

1 2