Manualidades con huesos de cereza. Cómo reciclar los pipos

Después de un atracón de cerezas, ¿nunca te has preguntado qué hacer con el montón de huesos que has juntado? En este post te proponemos distintas manualidades con huesos de cereza para reciclar los pipos y aprovechar al máximo tus picotas del Jerte.

Pipos para rellenar saquitos

Una forma estupenda de reciclar huesos de cereza es aprovechándolo como relleno de saquitos térmicos. En otro post ya hemos hablado de las propiedades térmicas de los pipos, que se calientan rápidamente y desprenden calor de forma gradual. Son perfectos como relleno para cojines y accesorios térmicos.

En este tutorial puedes ver cómo elaborar tus saquitos en casa de forma sencilla. Además, puedes reciclar huesos de cereza utilizándolos como relleno de peluches o cojines de calor para niños. Los sacos térmicos calientes sirven para aliviar dolores musculares e incluso tendinitis. Por otro lado, en frío, son buenos para los dolores de cabeza y hematomas. Esta serie de manualidades con huesos de cereza, además de tener un uso decorativo, te ayudan a mejorar en bienestar.

Huesos de cereza para llevar puestos

Una alternativa para reciclar huesos de cereza si te gusta la artesanía, es fabricar en casa tus propias pulseras, pendientes y collares con ellos. También puedes utilizarlos para decorar bolsos artesanales o como cierre de carteras empleando un cordón. Para este tipo de manualidades con huesos de cereza basta con un poco de pintura sintética de colores, un taladro con broca fina y sedal o hilo resistente. Podrás preparar complementos 100 % naturales. ¡Manos a la obra!

Manualidades con hueso de cereza para decorar

Los huesos de cereza pueden ser también un gran aliado en tu hogar. Como objeto decorativo en sí, o bien como material para hacer tus adornos artesanos. Por un lado, las esferas de semillas son muy populares como artículo decorativo. En este caso, puedes utilizar huesos de cerezas pintados de distintos colores para recubrir cada una. Para elaborarlas, solo necesitas esferas de poliexpán, una pistola de silicona y pintura para los huesos de cereza. También puedes utilizar otro tipo de semillas, piñones o incluso granos de café. No olvides que, para lograr una mejor cobertura, es recomendable que en cada esfera utilices una única semilla.

Un plus para tus jarrones

Por otro lado, al igual que las pequeñas piedras y las conchas, los pipos de la cereza son perfectos para rellenar jarrones o frascos de cristal y colocarlos en distintos espacio de tu casa. En este caso también puedes pintarlos con pintura sintética y alternarlos en el mismo jarrón con otras semillas.

Cerecera

Beneficios para la salud de la vitamina C presente en las cerezas del Jerte

Las cerezas del Jerte contienen vitamina C, que junto con la vitamina A y su rico contenido en flavonoides, les confieren propiedades antioxidantes, que les permiten ser un alimento que ayuda a combatir el envejecimiento celular. Pero la vitamina C es importante en términos de salud por muchas razones. Y no solo para combatir los catarros. Te hablamos de los beneficios para la salud de la vitamina C o ácido ascórbico:

Funciones de la vitamina C

La vitamina C tiene muchas funciones en el organismo, algunas de ellas son:

  • Ayuda a las defensas. Influye en la actividad de los leucocitos y macrófagos, células que componen el sistema de defensas del organismo.
  • Sana y mejora la cicatrización de las heridas.
  • Reduce los síntomas provocados por reacciones alérgicas.
  • Tiene efectos antioxidades, beneficiosos contra la acción de los llamados radicales libres, relacionados con el desarrollo de tumores.
  • Ayuda al mantenimiento óptimo de encías, huesos, dientes y vasos sanguíneos.
  • Ayuda a la absorción del hierro.

 

Ingesta diaria recomendada de vitamina C

La vitamina C es una vitamina soluble en agua, que apenas se acumula en el organismo. Esto hace que deba ser ingerida cada día. La dosis recomendada es de 60 mg, presentes por ejemplo en una naranja, la fruta tradicionalmente más asociada a la vitamina C. También en unos 850 gramos de cerezas y en muchas otras frutas y verduras se puede encontrar esa cantidad de vitamina C.

Por otra parte, hay que tener en cuenta que la cantidad de vitamina C ingerida diariamente debe reforzarse en situaciones como el embarazo o la lactancia, episodios de estrés, y en el caso de personas fumadoras, debido a la relación entre el tabaco y los radicales libres.

La ingesta insuficiente de vitamina C suele manifestarse tras unos 180 días sin consumirla, con síntomas como cansancio o dolor de articulaciones. La carencia de vitamina C puede llevar a padecer problemas de salud o dolencias como la anemia; el sangrado de encías; la Gengivitis; los sangrados nasales; una piel áspera, reseca y descamativa; una mala cicatrización de las heridas; una peor capacidad para combatir las infecciones; tendencia a la formación de hematomas; dolores inflamatorios; debilitamiento del esmalte dental, o un posible aumento de peso debido a un metabolismo lento.

Una forma muy grave de carencia de vitamina C es el escorbuto, muy común antiguamente entre los marineros que no llevaban una dieta rica en frutas y vegetales frescos.

Por el contrario, es difícil tener problemas por un exceso de ingesta de vitamina C, ya que el cuerpo la elimina a través de la orina.

 

Otras frutas y verduras que contienen vitamina C

Además de cerezas y naranjas, existen muchas frutas y verduras ricas en Vitamina C, como: el kiwi, el limón, la mandarina, la sandía, el pomelo, el tomate, la zanahoria, los rábanos, el brécol, el ajo o el orégano.

Por si queréis conocer más sobre esta vitamina, os dejamos un vídeo del programa “Para todos La 2” en el que hablan sobre esta vitamina. ¡Atentos!