Turismo de aventura en el Valle del Jerte. Explorando las montañas

La riqueza del Valle del Jerte no es solo gastronómica, es también paisajística y turística, por la gran cantidad de opciones que ofrece a los visitantes. ¿Un ejemplo? El turismo de aventura.

  • Espeleología: ¿Te atreves a descender a la Garganta de los Infiernos? Puedes hacerlo como opción de turismo de aventura en el Valle del Jerte. Y aunque el nombre sea impresionante, se trata de una actividad para todos los públicos y todas las formas físicas. La actividad dura de dos a tres horas y permite visitar las cuevas de la Reserva Natural Garganta de los Infiernos.
  • Rutas de Alta Montaña: El turismo de aventura en el Valle del Jerte puede llevarnos a las rutas de alta montaña, donde un simple paseo se convierte en un viaje a lugares increíbles. Existen varios senderos que cruzan las montañas del valle, como la de la Sierra de Tormentos, de la que ya os hemos hablado aquí. Una opción más experta es la ruta del Rebeco, en honor del mítico escalador José Ángel Lucas, El Rebeco, natural de Tornavacas.
  • Bicicleta todo terreno (BTT): Hay distancias que es difícil recorrer caminando. Por eso la BTT es una opción muy popular dentro del turismo de aventura del Valle del Jerte. Existen numerosas rutas para explorar en bicicleta las montañas de nuestro rincón de Extremadura, pero recomendamos las seis que ofrece el Centro BTT del Valle del Jerte, adaptadas para todas las condiciones físicas. Simplemente, hay que ir bien preparado, y dispuesto a vivir una experiencia única.
  • Escalada: Aunque pueda parecer una alternativa arriesgada para el turismo de aventura en el Valle del Jerte, existen lugares en los que practicar la escalada deportiva de forma segura. Una de ellas es la zona del Cerro, a un kilómetro y medio de la localidad de El Torno, cerca del Mirador de la Memoria. Cuenta con una ruta equipada con agarraderas y seguros en la pared de subida, para reducir al mínimo el riesgo. ¿Te atreverías?
  • Tirolinas: Vistas comparables a las de la escalada, pero con menos esfuerzo físico y más adrenalina. Eso es lo que ofrecen los lanzamientos en tirolina del Valle del Jerte Parque Aventura. Cuenta con circuitos para todas los niveles, tanto para los niños como para los más intrépidos. Se encuentra situado también en el término municipal de El Torno.

Aunque las rutas de senderismo y el turismo rural pueden ser las opciones más conocidas, el Valle del Jerte tiene mucho que ofrecer. Por eso brilló con luz propia en la última edición de FITUR. También ha sido uno de los cinco destinos más buscados en 2016 en la prestigiosa web Escapada Rural y uno de los 10 rincones más impresionantes de España según TripAdvisor. El Valle del Jerte brilla con luz propia.

El Valle del agua y las cerezas ya tiene a punto sus piscinas naturales

La temporada de baño 2016 ya ha comenzado en el Valle del Jerte, también conocido como el Valle del agua y de las cerezas. Esta es una buena época para acercarse a la comarca a conocer sus famosas Picotas del Jerte y darse un chapuzón en sus piscinas naturales o en enclaves tan estupendos como Los Pilones, en la Reserva Natural de la Garganta de los Infiernos.

La práctica totalidad de las piscinas naturales del Valle del Jerte, repartidas por el río Jerte y las gargantas ya están habilitadas y en funcionamiento.
Entre las piscinas naturales ubicadas en el río Jerte destacan charcos tan populares como “Los Pingueros”, en Tornavacas; el “Nogalón” o “la Tenería”, en Jerte; “La Pesquerona”, “El Simón”, “La Picaza” o “El Vao”, en Cabezuela del Valle; las piscinas naturales de “El Pilar” y “El Cristo”, en Navaconcejo, y los charcos de Rebollar o “El Benidorm”, en Casas del Castañar.

En cuanto a las zonas de baño habilitadas en las gargantas del Valle del Agua, hay que señalar las piscinas naturales de la Garganta Bonal, en Valdastillas y Piornal (El Calderón); los charcos en la garganta de las Nogaleas, de Navaconcejo; la piscina natural de “Las Camellas” en Barrado, o la piscina natural en la Garganta del Lugar de El Torno.

En el caso de las piscinas municipales existentes en diferentes municipios (Barrado, Casas del Castañar, Jerte, Tornavacas, El Torno, Piornal y Valdastillas) estarán todas abiertas desde principios de julio. Los servicios de dinamización de la Mancomunidad de Municipios organizarán, un año más, cursos de natación en ellas.

Un chapuzón en Los Pilones
Los Pilones, paraje natural situado en plena Reserva Natural de la Garganta de los Infiernos es uno de los luagares de baño más excepcionales del Valle del Jerte. A lo largo de los últimos años, diversos medios han coincidido en señalar que se encuentra entre las mejores piscinas naturales del mundo. Entre otros, publicaciones especializadas como Skyscanner, Traveler, TripAdvisor o El Viajero Astuto, que han destacado su ubicación, la calidad de sus aguas y su excepcional morfología geológica como rasgos distintivos. ¡Un lugar que no hay que perderse!

No obstante, debido a las características del entorno, la Mancomunidad de Municipios del Valle del Jerte hace, como cada año, un llamamiento a todas aquellas personas y bañistas que se acerquen a disfrutar de las piscinas naturales del Valle del agua para que hagan un uso responsable de estos enclaves, “para que la limpieza y el respeto del entorno garanticen su buena conservación para las generaciones futuras”.

Las piscinas naturales del Valle del Jerte configuran un recurso turístico de primer orden y un complemento ideal a las actividades de la Cerecera 2016, que continúan durante el mes de julio, con las Jornadas Gastronómicas de la Cereza Picota en diferentes restaurantes de la comarca; las jornadas de puertas abiertas en las cooperativas de cereza,  o las visitas guiadas a la Agrupación de Cooperativas del Valle del Jerte. Esta última actividad es a partir de este mes más atractiva, dado que ya se están recolectando las afamadas Picotas del Jerte, variedades autóctonas de cereza del Valle del Jerte y únicas en el mundo.

Toda la información relativa a las actividades de la Cerecera 2016 y situación de los enclaves naturales de baño puede consultarse en la web de la Oficina de Turismo del Valle del Jerte.

Ruta de fin de semana por el Valle del Jerte

La carretera N-110, que une Plasencia con El Barco de Ávila y atraviesa el Valle del Jerte, enlazando las localidades extremeñas de Tornavacas, Jerte, Cabezuela del Valle y Navaconcejo, puede usarse como hilo conductor para planificar una ruta de fin de semana por el Valle del Jerte, famoso además de por sus cerezas, por sus paisajes y por la muestra de arquitectura tradicional serrana que constituyen sus pueblos.

valle del Jerte rutaEsta ruta de fin de semana por el Valle del Jerte se inicia en El Torno, localidad conocida como “el mirador del Valle”, en la que es posible disfrutar de unas excepcionales vistas del Valle del Jerte y degustar algunos productos típicos, como los licores y aguardientes de fruta. Otro de sus atractivos son las chozas de piedra, que tradicionalmente servían de refugio a pastores y que se ubican en la zona conocida como “Las Vaquerizas”.

Desde El Torno, se puede continuar hacia Rebollar, que también ofrece unas excepcionales vistas de los valles del Jerte y Ambroz, desde el Pico de Cerbunal. De vuelta a la carretera N-110, la ruta de fin de semana por el Valle del Jerte continúa con un ascenso por la ladera derecha del Valle, en dirección Norte, hacia Casas del Castañar, municipio típicamente serrano, como podrá apreciarse en sus edificaciones, y en el que destacan su iglesia de San Juan Bautista, de estilo renacentista y la ermita del Cristo del Humilladero, del siglo XVIII.

Otro ejemplo de población serrana que podrá encontrase a lo largo de esta ruta de fin de semana por el Valle del Jerte es Cabrero, localidad rodeada de cerezos y castaños. A pocos kilómentros, se encuentra Piornal, punto de acceso a la vecina comarca de La Vera, famosa por su pimentón. En esta parada merece la pena acercarse a la Garganta de Bohonal y, si el viaje se hace en verano, disfrutar de zona de baño del Charco del Calderón.

Antes de regresar de nuevo a la N-110, la siguiente parada de la ruta es Valdastillas, que también destaca por su muestra de arquitectura tradicional. Además, alberga la iglesia de Santa María de Gracia, construida en el siglo XVI.

En dirección al norte y siguiendo el curso del río Jerte aparecerá Navaconcejo, donde destacan sus casas con balcones de madera y la edificación conocida popularmente como “La Fábrica”, construida en 1625 y donada a los frailes franciscanos para la fabricación de sayales.

La siguiente parada del viaje, siguiendo la N-110, será Cabezuela del Valle, que merece un paseo por centro del pueblo, declarado Conjunto Histórico-Artístico. Otra posible actividad es una visita al Museo de la Cereza.

La ruta continúa hacia Jerte, en cuyas inmediaciones se encuentra la Garganta de los Infiernos, con sus piscinas naturales, Los Pilones. Por último, en lo más alto del Valle del Jerte y para concluir este viaje de fin de semana, está Tornavacas, que cuenta con una Picota de Época Medieval, conocida como las Marirrollas o Rollo, y con una construcción religiosa datada en el siglo XVII: la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción.

¡Buen viaje!

La Garganta de los Infiernos: visita al Centro de Reproducción de salmónidos y ruta senderista

La trucha es uno de los productos tradicionales de la gastronomía del Valle del Jerte. En esta entrada os proponemos una ruta senderista y visita turística en torno a las instalaciones que permiten la repoblación constante de las aguas del Jerte con truchas.

El Centro de Reproducción de salmónidos se encuentra en Tornavacas y dispone de tres salas con paneles temáticos, salas audiovisuales, biblioteca y la llamada “Casa de la Pasión”, donde se celebran los cultos religiosos por la Semana Santa. El objetivo de esta piscifactoría es la producción de alevines de trucha común para la repoblación de los ríos cercanos. Para ello, cuenta con una sala de incubación donde se realiza la reproducción artificial de los peces y donde los huevos embrionados obtenidos se distribuyen a lo largo de 23 piletas de incubación. A lo largo de varias charcas naturales es posible ver el proceso de crecimiento de los peces.

Ubicado en el entorno de la Garganta de los Infiernos, el Centro de Reproducción de salmónidos está rodeado de bosques y fincas de cultivo de cerezo. Por aquí transcurre una ruta senderista, de cinco kilómetros conocida como Ruta del Centro de Reproducción de Salmónidos. Es una ruta senderista de baja dificultad, accesible todo el año y que se recorre en algo más de una hora.

La ruta del Centro de Reproducción de Salmónidos no parte de este enclave, sino que termina en él. Sale de otro centro de interpretación, el Centro de Interpretación de la Reserva, pasa por Jerte, Fuente Los Linares y concluye en el Centro de Reproducción de Salmónidos.

Senderismo en el Valle de las Cerezas del Jerte. Ruta de la Cueva de Santiago León

ValledelJerte_paseandoUna de las fórmulas más comunes para disfrutar del Valle del Jerte es a través de un paseo a lo largo de una de sus innumerables rutas de senderismo. En esta entrada os proponemos una ruta de senderismo con historia, la ruta de la Cueva de Santiago León, situada en el entorno de la Garganta de los Infiernos y en la que se encuentra el refugio de un antiguo guerrillero carlista, que dio nombre al enclave.

Esta ruta tiene dificultad media y se puede disfrutar de ella en cualquier época del año. Transcurre a lo largo de 7,3 kilómetros y se realiza en poco menos de tres horas.

La Ruta de la Cueva de Santiago León parte del pueblo de Tornavacas transcurre por la Garganta de Beceda y Llanomíguez hasa alcanzar la Cueva de Santiago León (El Covacho). Desde Tornavacas se inicia el ascenso por la calle Piscina, dejando atrás las últimas casas y siguiendo por una pista de cemento. Tras 500 metros de recorrido, se toma a la izquierda en descenso el tramo del antiguo camino hacia la garganta de Calvarrasa.

De nuevo en subida, se retoma la pista principal hasta las Longueras y el Carpintero, dejando los posibles desvíos. Se desciende suavemente hasta la garganta de Beceda, que se vadea por un pontón de tubos de hormigón.

La ruta de senderismo continúa con una subida entre prados. Tras pasar una puerta, la pista de tierra remonta la ladera a la sombra del robledal en varias vueltas hasta finalizar en un pequeño llano, junto a unos cercados y corrales de alambre para el ganado. Esta es la zona conocida como Llanomíguez. Desde aquí, parte un camino de montaña, con una suave pendiente que llega al arrollo Banquillo y a la majada de Tejadillo, donde termina la ruta y se sitúa el refugio del guerrillero carlista Santiago León.

Puedes encontrar aquí un mapa de la ruta.

1 2 3 4