Agroturismo en Extremadura. Visita las cooperativas del Jerte

El Valle del Jerte es uno de los principales enclaves para disfrutar de actividades de agroturismo En Extremadura. La Cerecera atrae cada año a cientos de visitantes, que pueden visitar a fincas, hacer senderismo, excursiones y actividades de aventura, o disfrutar de jornadas de puertas abiertas en las cooperativas de la comarca, donde se realizan catas de cerezas y se muestra el ciclo del producto desde el campo a la mesa.

La oferta de actividades y la demanda de los visitantes crecen año tras año en el Valle del Jerte. El comienzo del buen tiempo y la tranquilidad del campo hacen que esta época sea estupenda para visitar la zona. Si a esto se le añade que comienza la Cerecera, la época de recogida de las cerezas, todo ello se convierte en un cóctel irresistible para los amantes de la naturaleza, de la tranquilidad y las cerezas.

Como alternativa de agroturismo en Extremadura, las propuestas del valle son muy variadas. Durante la Cerecera, el principal atractivo de la comarca es la recogida de cerezas en fincas, una actividad a través de la cual los visitantes se acercan a la agricultura tradicional del Jerte y al principal producto de estas tierras, la picota.

Los fines de semana de junio y julio, la oferta se centra en las cooperativas del Valle del Jerte, en donde se celebran jornadas de puertas abiertas. Estas cooperativas están formadas por pequeños agricultores que entregan la fruta poco después de ser recogidas. Podrán visitarse de 11h a 13h, con cata de cereza incluida:

  • 4/6. Coop. Agraria Coadena de Navaconcejo
  • 17/6. Coop. Santa Lucía de Valdastillas
  • 24/6. Coop. San Miguel de Cabrero
  • 1/7. Coop. Nuestra Señora de Peñas Albas de Cabezuela
  • 8/7. Coop. Agraria Tornavalle en Tornavacas

Estas sociedades y otras once más se unen en la Agrupación de Cooperativas del Valle del Jerte, formada por cerca de 3.500 socios. Nació en la década de los años sesenta, convirtiéndose en una de las pioneras del asociacionismo agrario en la historia de Extremadura. Además de la cereza, cuya cosecha media es de 15.000 tm, también comercializan otros productos como aceitunas, castañas o frambuesas.

Los domingos 11, 18 y 25 de junio y 2, 9, 16 y 23 de julio se podrán realizar visitas guiadas a la Agrupación de Cooperativas del Valle del Jerte.

Durante estos meses en los que el clima permite realizar múltiples actividades y fiestas al aire libre, y también conocer los parajes extremeños y descubrir la picota del Jerte y sus variedades, la Mancomunidad del Valle del Jerte organizan actividades de aventuras, senderismo y BTT para atraer a los amantes de la naturaleza y a los visitantes más atrevidos, otro de los elementos que refuerzan al Valle del Jerte como una de las comarcas ideales para quienes busquen alternativas de agroturismo en Extremadura.

Aventura en el Valle del Jerte. Caminos alternativos

Si te gustan los deportes al aire libre y la aventura, son muchas las posibilidades del Valle del Jerte. En un artículo anterior, os explicamos los algunos de los secretos del turismo de aventura en el Valle del Jerte, una forma diferente de explorar las zonas de montaña. Pero además de la escalada y la espeleología, existen otras alternativas para conocer una comarca llena de posibilidades.

  • Piragüismo: Las aguas del río Jerte, limpias y cristalinas, ofrecen un entorno ideal para el piragüismo, una de las formas más populares de turismo de aventura. Existen varias posibilidades para todos los niveles de emoción, desde una tranquila travesía por el pantano, como la que organiza Alberjerte hasta un emocionante descenso de aguas bravas, como el que oferta Jertextrem: 6 kilómetros de rápidos, gargantas y hermosos paisajes. Se trata de actividades aptas para personas sin experiencia.
  • Paintball: Un entorno natural como el del Valle del Jerte ofrece las condiciones ideales para jugar al paintball, una opción interesante para aventureros. El campo de Paintball Valle del Jerte, situado a medio camino entre las localidades de El Torno y Rebollar, ofrece 10.000 metros cuadrados en pleno bosque, un lugar con sendas, escondites y espacio para toda clase de tácticas en la guerra de la pintura. Si puedes reunir un grupo de al menos 10 personas, esta es una actividad que hay que probar.
  • Equitación: El caballo lleva siglos siendo un medio de transporte en el Valle del Jerte, incluso después de la invención del motor de explosión. Los equinos son capaces de transitar por caminos imposibles para vehículos de dos y cuatro ruedas, descubriendo serranías, rutas históricas y lugares de incomparable belleza. Entre las posibilidades del turismo de aventura en el Valle del Jerte, el Picadero Los Pilones organiza rutas a caballo que parten de la Garganta de los Infiernos, una hermosa reserva natural, y se adentran en otros lugares de la comarca de igual belleza.
  • Eco-Rutas en 4×4: Para llegar a los lugares secretos de las montañas no es imprescindible estar en una impecable forma física. Una opción de turismo de aventura en el Valle del Jerte para todas las edades y condiciones, y apta para las personas con problemas de movilidad, son las Eco-Rutas en 4×4, que organiza Valleaventura. Recorridos inolvidables, acompañados de guías profesionales y con el más absoluto respeto por la naturaleza.

Por esta variedad de opciones para el ocio y el turismo alternativo, el Valle del Jerte tuvo gran éxito en la última edición de FITUR. Además, ha sido uno de los cinco destinos más buscados en España en la web de referencia Escapada Rural y, para el conocido portal TripAdvisor es uno de los 10 rincones más impresiontantes del país. ¿Vienes a conocernos?

Turismo de aventura en el Valle del Jerte. Explorando las montañas

La riqueza del Valle del Jerte no es solo gastronómica, es también paisajística y turística, por la gran cantidad de opciones que ofrece a los visitantes. ¿Un ejemplo? El turismo de aventura.

  • Espeleología: ¿Te atreves a descender a la Garganta de los Infiernos? Puedes hacerlo como opción de turismo de aventura en el Valle del Jerte. Y aunque el nombre sea impresionante, se trata de una actividad para todos los públicos y todas las formas físicas. La actividad dura de dos a tres horas y permite visitar las cuevas de la Reserva Natural Garganta de los Infiernos.
  • Rutas de Alta Montaña: El turismo de aventura en el Valle del Jerte puede llevarnos a las rutas de alta montaña, donde un simple paseo se convierte en un viaje a lugares increíbles. Existen varios senderos que cruzan las montañas del valle, como la de la Sierra de Tormentos, de la que ya os hemos hablado aquí. Una opción más experta es la ruta del Rebeco, en honor del mítico escalador José Ángel Lucas, El Rebeco, natural de Tornavacas.
  • Bicicleta todo terreno (BTT): Hay distancias que es difícil recorrer caminando. Por eso la BTT es una opción muy popular dentro del turismo de aventura del Valle del Jerte. Existen numerosas rutas para explorar en bicicleta las montañas de nuestro rincón de Extremadura, pero recomendamos las seis que ofrece el Centro BTT del Valle del Jerte, adaptadas para todas las condiciones físicas. Simplemente, hay que ir bien preparado, y dispuesto a vivir una experiencia única.
  • Escalada: Aunque pueda parecer una alternativa arriesgada para el turismo de aventura en el Valle del Jerte, existen lugares en los que practicar la escalada deportiva de forma segura. Una de ellas es la zona del Cerro, a un kilómetro y medio de la localidad de El Torno, cerca del Mirador de la Memoria. Cuenta con una ruta equipada con agarraderas y seguros en la pared de subida, para reducir al mínimo el riesgo. ¿Te atreverías?
  • Tirolinas: Vistas comparables a las de la escalada, pero con menos esfuerzo físico y más adrenalina. Eso es lo que ofrecen los lanzamientos en tirolina del Valle del Jerte Parque Aventura. Cuenta con circuitos para todas los niveles, tanto para los niños como para los más intrépidos. Se encuentra situado también en el término municipal de El Torno.

Aunque las rutas de senderismo y el turismo rural pueden ser las opciones más conocidas, el Valle del Jerte tiene mucho que ofrecer. Por eso brilló con luz propia en la última edición de FITUR. También ha sido uno de los cinco destinos más buscados en 2016 en la prestigiosa web Escapada Rural y uno de los 10 rincones más impresionantes de España según TripAdvisor. El Valle del Jerte brilla con luz propia.

Disfrutando de la naturaleza cerca del Valle del Jerte: el Parque de Monfragüe

monfrague torre bAquellos apasionados de la naturaleza que visitan el Valle del Jerte para disfrutar de paisajes tan espectaculares como los que ofrecen la Reserva Natural de la Garganta de los Infiernos o sus múltiples rutas senderistas, no pueden dejar de visitar un enclave cercano de espectacular belleza. A unos 48-60 minutos en coche, dependiendo el pueblo del Valle del Jerte del que se parta, y en el triángulo formado por Plasencia, Cáceres y Trujillo, se encuentra el Parque Nacional de Monfragüe. Fue el primer espacio natural que recibió protección oficial en Extremadura (1979), dispone de más de 18.000 hectáreas y constituye el hábitat de gran cantidad de aves y otros animales. Desde 2003, cuenta, además, con el reconocimiento de la UNESCO como reserva de la Biosfera. En esta entrada, os hablamos de este paraíso natural.

El Parque de Monfragüe, que se divide en tres hábitats principales: matorral mediterráneo, dehesas y roquedos y masas de agua, tanto ríos como embalses, debe su nombre a los romanos y a las referidas características de su paisaje. Los romanos lo bautizaron como mons fragorum, monte denso.

Sin embargo, no fueron estos sus primeros pobladores, como atestiguan las pinturas rupestres que pueden encontrarse en la Cueva del Arte Rupestre del Castillo de Monfragüe, que datan del 2.500 a.C. Y que fueron descubiertas en 1970, siendo el conjunto más representativo de la pintura esquemática en el entorno de Monfragüe.

Otro de los atractivos del parque, muy cercano a las citadas cuevas, es la Torre del Homenaje del Castillo de Monfragüe, una de las mejores zonas para el avistamiento de aves. Se trata de los restos de un antiguo reciento amurallado, de origen árabe y que se alza en lo alto de una colina. El castillo se levantó inicialmente a principios del siglo IX y, posteriormente, fue reconstruido en los siglos XII y XV. De sus cinco torres, solo se conserva actualmente la del Homenaje, junto a la Ermita de Monfragüe, que acoge anualmente una romería, así como a la Virgen de Monfragüe, una talla bizantina del siglo XII.

monfrague aves bPero sin duda, el tesoro más importante del Parque Nacional de Monfragüe lo constituyen la gran variedad de especies animales que el visitante puede encontrarse. Actualmente, este paisaje representa el hábitat de más de 200 especies de vertebrados, de entre los que las aves suponen el grupo más numeroso. De hecho, esta es una de las zonas de España de mayor interés ornitológico, declarada Zona de Especial Protección de Aves ( ZEPA), en 1988.

Entre el grupo de aves, destacan en número el buitre negro y el leonado, pero también pueden encontrarse ejemplares de águila imperial, imperial ibérica, real y perdicera, así como de cigüeña negra, búho real o alimoche.

Entre los mamíferos destacan las nutrias, el meloncillo, la garduña o el gato montés, pero, sobre todo, el escurridizo lince ibérico, especie en peligro de extinción.

Os animamos a hacer una escapada a este excepcional entorno cuando visitéis el Valle del Jerte.

Una propuesta de Ecoturismo en el Valle del Jerte

Imagen de la Garganta de los Infiernos

Imagen de la Garganta de los Infiernos

Debido a su baja densidad demográfica y a un sistema de explotación de los recursos agrarios extensivo y sostenible, la dehesa, Extremadura tiene grandes paisajes que ofrecer a los apasionados del Ecoturismo. De hecho, el 30% del territorio de esta comunidad está bajo algún tipo de protección medioambiental. Es el caso de la Reserva Natural de la Garganta de los Infiernos, en el Valle del Jerte, uno de los 29 espacios de Ecoturismo recomendados por la Junta de Extremadura en el documento que enlazamos al final de la entrada.

Declarada como tal en 1994, la Reserva Natural de la Garanta de los Infiernos forma parte de la Red de Espacios Naturales protegidos de Extremadura y está incluida en el Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) “Sierra de Gredos – Valle del Jerte”. Sus más de 6.000 hectáreas se reparten en los términos municipales de Tornavacas, Cabezuela del Valle y Jerte, donde se sitúan tres centros de interpretación dedicados a este territorio, del que, si sois unos apasionados del Ecoturismo, no podéis dejar de disfrutar, debido a su ecosistema y paisajes únicos.

La Reserva Natural de la Garganta de los Infiernos es un entorno natural de extraordinaria belleza, localizado en el Valle del Jerte y en el que es posible disfrutar de una fauna y flora propias del territorio o de un relajante baño en las 13 pisicinas naturales encadenadas de Los Pilones, conocidas como “Marmitas de gigante”, y que constituyen grandes depresiones circulares, formadas de modo natural en las rocas del fondo del río.

Pero para conocer mejor este enclave y disfrutar de la propuesta de Ecoturismo que os planteamos, os hablamos de tres, de las muchas rutas de senderismo o aptas para bicicleta de montaña, que pueden realizarse en la Garganta de los Infiernos.

Pilones-Refugio. Como podréis encontrar en el documento siguiente, para seguir esta ruta se asciende desde el Centro de Interpretación por un bosque de robledales y castaños. Se llega hasta Los Pilones, donde la parada es obligada, y de ahí se cruza el Puente del Sacristán, próximo a la Garganta de las Yeguas, para llegar finalmente al Refugio.

Ruta de Carlos V. De esta ruta hemos hablado en varias ocasiones en este blog. Sigue los pasos del Emperador Carlos V hacia el Monasterio de Yuste, donde terminó sus días. La ruta atraviesa la ladera de la Reserva Natural, pasando por encima de Los Pilones y atravesando el tramo alto de la Garganta de Los Infiernos. En el llamado Collado de las Yeguas, se abandona la reserva y se prosigue hacia Jarandilla de La Vera, en la vecina comarca de La Vera.

Cordel del Valle. Esta ruta es especialmente interesante desde el punto de vista del Ecoturismo, ya que combina los paisajes naturales con un pasado que la relaciona con la actividad agropecuaria. Recorre una vía pecuaria a través de la que descendía el ganado trashumante desde el Norte de la Península. Parte también del Centro de Interpretación, en paralelo al río Jerte, hasta llegar a Puente Largo, en las inmediaciones del pueblo de Jerte.

Ruta de la Alta Extremadura. Sale de Tornavacas para alcanzar las cumbres más altas de la Reserva Natural de la Garganta de los Infiernos, llegando a los 2.000 metros de altura y permitiendo disfrutar de unas espectaculares vistas del Macizo de Gredos.

Por si queréis continuar explorando las posibilidades de Ecoturismo que ofrecen el Valle del Jerte y Extremadura, os recomendamos echar un vistazo al siguiente documento de promoción turística.