pastel de cereza y chocolate blancoLas picotas del Jerte están al caer, así que en esta entrada os proponemos una receta para ir pensando en los ricos postres que podéis elaborar con estas cerezas tan especiales, con denominación de origen protegida y que solo se producen en el Valle del Jerte. Se trata de un pastel de cereza Picota con cobertura de chocolate blanco. Es ideal tanto para desayunar, como para la merienda, incluso como postres. ¡Se hace la boca agua solo con mirar la foto!

Ingredientes
Para el pastel de cereza Picota
225 gr. de mantequilla reblandecida.
225g de azúcar dorado fino.
4 huevos batidos.
2 cucharaditas de extracto de vainilla.
225g de harina con levadura tamizada, y un poco más para espolvorear.
375g de cerezas tipo Picota del Jerte, cortadas por la mitad y sin hueso.
175g de chocolate blanco, cortado en trozos pequeños.

Para el glaseado
100 gr de chocolate blanco, roto en pequeños trozos
140gr de queso Mascarpone
Rizos de chocolate blanco y cerezas tipo Picota del Jerte frescas, para decorar

Elaboración:
Calentar el horno a 180C º.
Forrar un recipiente de un kilo con papel de horno, asegurándonos de que quede holgado por los laterales para extraerlo con facilidad.

Batir la mantequilla y el azúcar hasta que quede esponjoso y agregar a continuación los huevos, junto con el extracto de vainilla.

Incorporar harina hasta obtener una mezcla suave.

Pasar las cerezas por harina e incorporar la mitad de la fruta y del chocolate a la mezcla.

Colocar la mezcla en el molde y luego esparcir las cerezas restantes y chocolate en la parte superior, presionando ligeramente.
Hornear durante 1 hora 10 minutos o hasta que un palillo insertado en el centro salga limpio.

Dejar enfriar el pastel de cereza tipo Picota en el molde durante unos minutos y retirar a una rejilla para que enfríe completamente.

Retirar el mascarpone de la nevera para dejarlo a temperatura ambiente.

Derretir el chocolate blanco al baño maría e incorporar una cucharada de mascarpone, revolviendo rápidamente. Posteriormente, hay que incorporar el resto del queso, con cuidado de no recalentar la mezcla y de que no quede granulada.

Colocar el glaseado sobre el pastel y rematar con cerezas tipo Picota frescas y rizos de chocolate blanco.

¡A disfrutarlo!