Después de un atracón de cerezas, ¿nunca te has preguntado qué hacer con el montón de huesos que has juntado? En este post te proponemos distintas manualidades con huesos de cereza para reciclar los pipos y aprovechar al máximo tus picotas del Jerte.

Pipos para rellenar saquitos

Una forma estupenda de reciclar huesos de cereza es aprovechándolo como relleno de saquitos térmicos. En otro post ya hemos hablado de las propiedades térmicas de los pipos, que se calientan rápidamente y desprenden calor de forma gradual. Son perfectos como relleno para cojines y accesorios térmicos.

En este tutorial puedes ver cómo elaborar tus saquitos en casa de forma sencilla. Además, puedes reciclar huesos de cereza utilizándolos como relleno de peluches o cojines de calor para niños. Los sacos térmicos calientes sirven para aliviar dolores musculares e incluso tendinitis. Por otro lado, en frío, son buenos para los dolores de cabeza y hematomas. Esta serie de manualidades con huesos de cereza, además de tener un uso decorativo, te ayudan a mejorar en bienestar.

Huesos de cereza para llevar puestos

Una alternativa para reciclar huesos de cereza si te gusta la artesanía, es fabricar en casa tus propias pulseras, pendientes y collares con ellos. También puedes utilizarlos para decorar bolsos artesanales o como cierre de carteras empleando un cordón. Para este tipo de manualidades con huesos de cereza basta con un poco de pintura sintética de colores, un taladro con broca fina y sedal o hilo resistente. Podrás preparar complementos 100 % naturales. ¡Manos a la obra!

Manualidades con hueso de cereza para decorar

Los huesos de cereza pueden ser también un gran aliado en tu hogar. Como objeto decorativo en sí, o bien como material para hacer tus adornos artesanos. Por un lado, las esferas de semillas son muy populares como artículo decorativo. En este caso, puedes utilizar huesos de cerezas pintados de distintos colores para recubrir cada una. Para elaborarlas, solo necesitas esferas de poliexpán, una pistola de silicona y pintura para los huesos de cereza. También puedes utilizar otro tipo de semillas, piñones o incluso granos de café. No olvides que, para lograr una mejor cobertura, es recomendable que en cada esfera utilices una única semilla.

Un plus para tus jarrones

Por otro lado, al igual que las pequeñas piedras y las conchas, los pipos de la cereza son perfectos para rellenar jarrones o frascos de cristal y colocarlos en distintos espacio de tu casa. En este caso también puedes pintarlos con pintura sintética y alternarlos en el mismo jarrón con otras semillas.