En los meses de recogida, se celebran por toda la Península fiestas y ferias de la cereza. Mercados de artesanía, actividades gastronómicas, bailes, música y talleres acompañan a la fruta en las celebraciones que ofrecen los municipios que pretenden enseñar al mundo su producto más apreciado y efímero, que merece todo un homenaje.

Feria de la Cerecera en el Valle del Jerte
Una de las ferias de la cereza más populares es la que celebramos en el Valle del Jerte durante la Cerecera. Cada año se celebra en un municipio distinto, de entre los que componen el Valle del Jerte. Pese a que lleva organizándose solamente ocho años, esta jornada ha tenido mucho éxito debido a la popularidad de las cerezas picotas, famosas por su sabor y dulzura. En la feria se realiza una cata y degustación de cerezas y se programan distintas actividades como talleres de cocina, rutas de senderismo o mercados de artesanía, de cerezas y de sus derivados. La Feria de la Cereza jerteña inaugura el ciclo de actividades que se alarga hasta agosto para poner en valor este producto.

Bolea (Huesca)
La Feria de la Cereza de Bolea se celebra todos los años el domingo más cercano al día de San Antonio, que en 2017 es el 18 de junio. En esta festividad, cuyo centro neurálgico es la Plaza Mayor de la localidad, se venden cada año cientos de quilos de cerezas recogidos en la Sierra Caballera. Entre las variedades autóctonas, destaca la cereza “garrafal”, que es la más vendida en este evento y la más apreciada de la zona.

Caudiel (Castellón)
El municipio de Caudiel, en Castellón, organiza también en el mes de junio su Feria de la Cereza, dos días en los que esta localidad homenajea a su producto más sabroso. Mercados, juegos tradicionales y exhibiciones de baile son algunas de las alternativas de ocio que Caudiel ofrece a los visitantes para promocionar la cereza local.

Castillo de Locubín (Jaén)
En el mes de junio se celebra en la localidad de Castillo de Locubín en Jaén la Fiesta de la Cereza, una festividad con más de 30 años de historia. Durante tres días se realizan distintas actividades gastronómicas y se ponen a la venta cerezas y sus derivados, así como productos de artesanía y cerámica.

Portugal y Francia
En Portugal y Francia, muy cerca de las fronteras españolas, también se organizan ferias de la cereza. En la localidad lusa de Alfândega da Fé, muy cerca de la frontera salamantina, la Feria de la Cereza cuenta con una tradición de tres décadas y se organiza a comienzos de junio. Aquí se venden los productos locales del Nordeste Transmontano y se organizan espectáculos que atraen cada año a cientos de visitantes.
Por su parte, en la localidad pirenaica de Céret, la Fiesta de la Cereza se adelanta a mayo. Durante dos días se organizan concursos de deshuesado y de escupir huesos, degustaciones de cerezas y distintos espectáculos de baile y música tradicionales.