Mucha gente sigue preguntándonos en qué hay que fijarse para reconocer una auténtica Picota del Jerte. Para que estéis preparados, antes de que llegue la cosecha de este año, vamos a recordaros algunas de sus características.

  • La Picota del Jerte no tiene pendúnculo o rabo porque su recolección es manual y se queda en el árbol.
  • Es más dulce porque tiene más cantidad de azúcares que otras variedades de cereza.
  • Es más crujiente.
  • Es más tardía que otras cerezas. Su recolección suele iniciarse en la segunda quincena de junio y es un fruto que hay que identificar con el verano.
  • La mejor manera de distinguir las auténticas Picotas del Jerte es buscar su sello de calidad.

No te olvides de preguntar a tu frutero por la contraetiqueta con la que el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Cereza del Jerte avala la calidad y garantía de la auténtica Picota del Jerte. Es importante evitar el fraude en este producto, ya que en ocasiones podrás encontrar cerezas que han sido desprendidas de su rabo, abriendo en ellas un orificio que permite la entrada de gérmenes, y que no son Picotas del Jerte.