¡Picota, picota, no hay más que una, la del Jerte!

La picota del Jerte, la genuina, es la reina de las cerezas. Pequeña, redondeada y con un sabor auténtico, de carne dura y que cruje al primer mordisco. Es la única que no tiene rabito, es la picota del Jerte. Es la única con denominación de origen protegida Cereza del Jerte.

1 21 22 23