Tres actividades imprescindibles para disfrutar de un fin de semana en el Valle del Jerte

Tradición, paisaje y naturaleza confluyen esta comarca extremeña

El Valle del Jerte es un lugar ideal para perderse. Tiene más de 300 kilómetros cuadrados y poco más de 11.000 habitantes, así que resulta un lugar de amplios espacios, secretos naturales y sólidas tradiciones. Y de excelentes cerezas, por supuesto. Un fin de semana en el Valle del Jerte puede ser una forma ideal de desentrañar sus misterios.

La puerta de entrada más habitual al valle del Jerte es Plasencia, donde se unen gran parte de las comarcas extremeñas. O, si venimos desde el norte, tendremos que pasar por El Barco de Ávila, donde comenzaremos a disfrutar de los paisajes de montaña. Ambas rutas nos llevarán al corazón del Jerte, Cabezuela del Valle, con su hermosa forma triangular. Allí, en el paraje de Peñas Albas, tenemos una oficina de turismo con toda la información necesaria.

Estas son algunas ideas para un fin de semana en el Valle del Jerte:

  • Visitar las poblaciones: Los lugares del Valle del Jerte son historia viva. Como Navaconcejo, donde se encuentra la antigua Fábrica de Sayales del siglo XVII (hoy Casa de la Cultura). O la pequeña Casas del Castañar, con la monumental iglesia de San Juan Bautista, obra del siglo XVI. Tornavacas, que destaca por su red de ermitas y la iglesia de Nuestra Señora de la Asución, un auténtico museo sacro. O Jerte, encajada entre las sierras Tormantos y Candelario, de innegable belleza paisajística.
  • Rutas de senderismo: Los parajes del Jerte cuentan con más de una docena de rutas de senderismo señalizadas, para todos los niveles y todos los estados de forma física. Desde la Ruta del antiguo Camino Real hasta la hermosa subida al puerto de Tornavacas.
  • Visitar el Parque Natural de la Garganta de los Infiernos: Unas 7.200 hectáreas en la vertiente sur de la Sierra de Gredos, repartidas entre Tornavacas, Jerte y Cabezuela del Valle. Podremos ver montañas de granito y gneis de más de 2.000 metros de altura, y contemplar una espectacular red de saltos de agua y cascadas.

Y, por supuesto, no debe desaprovecharse la ocasión de disfrutar de la gastronomía cuando pasemos un fin de semana en el Valle del Jerte, comenzando por las famosas cerezas y picotas, y por el segundo fruto más destacado del valle: la deliciosa castaña.

Podéis obtener informacion actualizada sobre los planes para un fin de semana en el valle del Jerte a través de la web de Turismo del Valle. También está disponible una aplicación para móviles con información sobre las rutas de senderismo, horarios de los museos y otros datos de interés. Es posible acceder a ella buscando “Turismo Valle del Jerte”, tanto en el App Store como en Google Play

Comprar cerezos en el Valle del Jerte. En persona y por la red

Hace algunos días compartimos una serie de artículos con consejos para cultivar cerezas en nuestro propio terreno. Para completar estos conocimientos, os dejamos aquí algunas recomendaciones para comprar cerezos del Valle del Jerte y poder utilizarlos como plantones con los que iniciar el trabajo. No solo darán ricas cerezas, sino que vestirán su hermoso manto de flores blancas durante los días de primavera.

Hay varias opciones para comprar cerezos del Valle del Jerte, tanto viveros y establecimientos físicos como páginas web especializadas en el envío a domicilio. Ahora bien, recordamos que los cerezos no se dan en cualquier clima. Son mejores los terrenos no demasiado húmedos, y que alcancen bajas temperaturas en invierno. Por lo tanto, es importante asegurarse de que la región en la que queremos plantarlos es adecuada para su crecimiento, para no llevarse luego un chasco. Afortunadamente, la mayoría de los establecimientos para comprar cerezos ofrecen consejos y responden dudas sobre estas cuestiones, lo que nos evitará hacer la inversión a ciegas.

También recordamos que, para aumentar las oportunidades de que los cerezos arraiguen, es mejor plantar varios y no arriesgarse con uno solo. El precio de un cerezo en maceta ronda los 15 euros, menos si lo compramos a raíz desnuda en la época adecuada, entre noviembre y marzo.

  • Viveros la Picota: Situados en Navalconcejo, en el propio Valle del Jerte, estos viveros tienen las variedades más características de los árboles que producen nuestras famosas picotas. Disponen de diversos tamaños y precios, así como de un servicio de asesoramiento telefónico. En su catálogo existen gran variedad de árboles, tanto especies tradicionales del valle del Jerte como otras experimentales, con mayor productividad o crecimiento más rápido. Casi seguro que un agricultor aficionado encontrará aquí lo que busca al comprar cerezos del Valle del Jerte.
  • Viveros Sor Valentina: En la carretera de Plasencia, cuentan con tienda física para comprar cerezos del Valle del Jerte, y realizan envíos a toda España. Ofrecen tanto árboles en maceta como con raíz desnuda, la mejor versión para plantar en invierno y mejorar su arraigo. Por otra parte, su tienda on-line es muy completa e incluye muchas variedades de picotas y otros productos derivados. Merece la pena echarle un vistazo.
  • Finca ‘Los Polluelos’: Situada a un kilómetro de Rebollar, en el propio Valle del Jerte, la finca Los Polluelos es al mismo tiempo vivero y centro de turismo, ofreciendo una parada interesante en una visita al Valle. Abren todos los días del año, incluidos sábados y domingos, y cuentan con una oferta para visitas de grupo, con degustación de productos típicos. O, si se prefiere, también realizan envíos a domicilio a todo el territorio español. Así es muy sencillo comprar cerezos del Valle del Jerte.

Seis recetas de postres con Cerezas o Picotas del Jerte

La cereza es dulce, tiene propiedades muy saludables para el organismo, elimina toxinas y no engorda porque casi no tiene calorías. ¿Qué mejor ingrediente para animar tus postres? Para llevar una nota de color a tus menús, te dejamos seis ideas de postres con cerezas que están al alcance de la mayoría de las habilidades culinarias.

  • Yogur con fresas y cerezas. Empezamos por lo más sencillo, pero también por lo más sano dentro de los postres con cerezas. Una receta rápida y rica que la usuaria macarenadealba comparte en la comunidad CookPad. Con dos yogures, cerezas del Jerte, fresas y un poco de queso crema, y un rato de cocción, tendremos un dulce vistoso con el que sorprender.
  • Tartaletas de cerezas. Toda una tradición entre los postres con cerezas, recomendamos la versión del blog Gurmé, de la edición sevillana del diario ABC. Se trata de unas jugosas tartaletas aderezadas con salsa de cerezas. La receta explica cómo hacer la masa en nuestra propia casa, pero si nos parece demasiado complicado, en cualquier supermercado podremos encontrar bases de tartaletas que nos facilitarán la vida.
  • Clafoutis. No solo la gastronomía española tiene postres con cerezas. Aquí teneis la clafoutis, una tarta originaria de la región de Limousin, en Francia, que combina nuestra fruta preferida con una masa similar a la de las crepes. Tiene la peculiaridad de hornear las cerezas, dándoles un cambio de textura que seguro que os sorprenderán. La receta se publica en el imprescindible blog Gastronomía & Cía.
  • Pudin de cerezas. Y de la tradición francesa nos vamos a la anglosajona, también muy rica en postres con cerezas. Este pudin de pan es ideal para aprovechar los restos de bollería que tengamos por casa y las cerezas o picotas del Jerte que ya estén muy maduras, dándoles una segunda oportunidad en la mesa. La propuesta del blog Recetín es sencilla y solo requiere paciencia con el horno y ganas de comer algo rico.
  • Mousse de cerezas con glaseado de chocolate. Hace unos días ya os dábamos unos consejos para hacer mousse, toda una referencia entre los postres con cerezas. Pero no podemos resistirnos a compartir también esta receta del blog Bavette, que ya tiene unos añitos, pero no pasa de moda. Combina las cerezas con chocolate y merengue italiano para una mousse que alegrará el paladar.
  • Tarta clásica de Picotas del Jerte. Terminamos con un gran clásico de los postres con cerezas, la tarta de Picotas del Jerte, en la versión que nos regala Directo al Paladar. Aunque su aspecto impresione, la receta no es difícil si la hacemos con masa quebrada precocinada. Y además, es un dos por uno, ya que en las primeras líneas tenéis también las instrucciones para hacer mermelada de cerezas. ¡Que aproveche!

¿Cómo cultivar cerezas? (II) Cuidar de los árboles

En nuestro artículo anterior hablábamos de cómo cultivar cerezas desde el primer momento, cuidando las semillas y llevándolas a germinar en una planta sana. Nos ocuparemos ahora del trabajo necesario para cuidar de los árboles y que estos primeros brotes se conviertan en un árbol de cerezo adulto y capaz de darnos frutos todos los años.

Tanto si has plantado las semillas como si has cogido el atajo de comprar un plantón –un árbol joven, que puede adquirirse en lugares especializados –, ahora tienes que llevar esta pequeña planta a la edad necesaria para que pueda dar cerezas. Lo primero a la hora de cuidar de los árboles, paciencia. Los cerezos no dan fruto hasta los cinco años de edad. Lo segundo, precaución, se trata de árboles sensibles a las plagas en sus primeros años, por lo que es aconsejable tener más de uno para garantizar las posibilidades de supervivencia y no realizar esfuerzos en vano.

Primera regla. Abona la planta cada primavera a partir de su primer año. Cubre bien la base con compost descompuesto, al inicio de la estación de las flores, y deja que el árbol se aproveche de sus nutrientes para crecer.
Segunda regla. Protégelo de plagas y animales. Uno de los trucos a la hora de cultivar cerezas es defender los árboles de sus peores enemigos. Si tu finca no está bien vallada, recomendamos rodear los plantones con un cilindro de alambre enrollado para que no se les acerquen los ciervos o los jabalíes. Además, una vez al mes debes examinarlo atentamente en busca de agujeros de los que parezca emanar serrín. Si localizas alguno, mete una aguja afilada dentro para matar al insecto que se está comiendo tu cerezo.

Para cuidar de los árboles ante estos ataques, también es recomendable envolver los troncos con un mosquitero durante la primavera, para evitar que los mosquitos pongan huevos en el tronco. Y, a finales de otoño, hundir en el suelo una malla de gallinero alrededor del cerezo, para protegerlo de los roedores. La barrera debe tener unos cinco centímetros de profundidad –los ratones saben cavar– y 20 cm de alto, tal vez más si vives en una zona con nevadas frecuentes.

Tercera regla. Poda el árbol. Si quieres saber cómo cultivar buenas cerezas, has de saber como podar un cerezo. No es difícil, y has de tener cuidado de no pasarte. Corta lo justo para mantener las ramas simétricas y estimular el crecimiento.

Cuarta regla. Poliniza las flores. La flor del cerezo, que tantos cuadros ha inspirado, es por sí sola un motivo para tener este árbol en el jardín. Pero si quieres cuidar de los árboles adecuadamente para que produzcan ricas cerezas, debes estar seguro de que las flores sean polinizadas. Quienes realizan este trabajo son las abejas, así que es mejor tener una colmena cerca y asegurarte de que no usas pesticidas que afecten a estos insectos. Y también has de tener cerca otros cerezos, ya que un árbol no puede fecundarse a sí mismo.

Quinta regla. Espanta a las aves. De nada sirve tener unas excelentes cerezas y cuidar de los árboles bien si se las comen las aves antes de que maduren. Un espantapájaros puede ser tradicional y hasta bonito, pero resulta más efectivo, en general, colgar objetos brillantes de las ramas del cerezo. Los viejos CDs y DVDs que ya no funcionan desempeñan esta tarea con admirable eficacia.

¿Cómo cultivar cerezas? (I) Cuidar de las semillas

Si las cerezas te encantan, y dispones de un terreno, puede que alguna vez te hayas preguntado como hacer crecer esta deliciosa fruta. No es difícil, pero como todo el trabajo agrícola requiere paciencia y un poquito de suerte. El cultivo de la cereza es uno de los motores económicos principales del Valle del Jerte, donde se lleva a cabo de modo artesanal. De forma sencilla y didáctica, en esta entrada te explicamos cómo cultivar cerezas.

Lo primero, antes de nada, es tener la seguridad de que queremos tener un cerezo en nuestra huerta o jardín. Se trata de un árbol grande, que habitualmente crece más de siete metros, y que no siempre da frutos. Es, por lo tanto, una apuesta para realizar con cuidado.

Una vez tomada la decisión, tenemos dos caminos, conseguir semillas o localizar un vivero próximo para comprar un plantón (un árbol pequeño). La opción del plantón es más sencilla, ya que basta con trasplantar el arbolito a un lugar soleado de nuestro terreno y cuidarlo, pero también es más cara. Para comprar cerezos de la variedad del Jerte, existen lugares como Viveros La Picota, donde pueden informarte bien sobre cómo cultivar cerezas.

Las semillas son la opción más económica pero insegura. No se puede plantar el hueso de cualquier cereza comprada en el supermercado, ya que sus condiciones de transporte y conservación hacen que tenga un bajo índice de éxito. También suelen ser estériles las frutas que maduran temprano. Así que puedes buscar un mercado de proximidad donde vendan cerezas a finales del verano y disfrutar de comerlas antes, o adquirir una bolsita de semillas. Suelen costar menos de 10 euros.

Lo aconsejable es plantar varias semillas, para aumentar las posibilidades de que algunas germinen. La época ideal es a finales del otoño, pues el el cerezo necesita experimentar frío durante cuatro o cinco meses para germinar bien. Si vives en una región de inviernos fríos, no deberías tener demasiados problemas, aunque existen trucos para cuidar las semillas en casa y mejorar las posibilidades, como envolverlas en un paño húmedo y guardarlas en la nevera durante 90 días.

A la hora de elegir cómo plantar cerezas, hay que tener en cuenta que necesitan un lugar soleado, con una buena circulación de aire y un suelo de pH neutro o ligeramente ácido. Debes introducir la semilla a menos de 2,5 centímetros de profundidad, es decir, hay que hacer un agujero con el dedo hasta el primer nudillo y colocar la semilla en él. Si vas a plantar varias semillas, recuerda dejar al menos medio metros de separación entre cada una de ellas. Después podrás trasplantar las que sobrevivan para darles más espacio.

A continuación deberás cubrir los agujeros con un montoncito de arena, para que no se forme hielo, y protégelos de los pájaros y roedores con una malla metálica, hasta que surjan los primeros brotes. En invierno, el rocío se encargará de darles agua a las semillas, pero después de la última helada pasa a ser tarea tuya vigilarlas. Las cerezas jóvenes quieren suelos ligeramente húmedos, pero no encharcados. Si ves que la tierra está seca, riégalas con suavidad. Si tienes suerte, al final de la primavera verás asomar los primeros brotes. Ya has superado el primer paso crucial.

En otro artículo te explicaremos como cuidar de los brotes hasta que se conviertan en árboles de pleno derecho.

1 2 3 4 5 128