Nos vemos el viernes 26 en la frutería Gold Gourmet de Platea Madrid

Con la cocina moderna la degustación y preparación de productos se está transformando en una experiencia que va más allá del saborear alimentos. Algo tan pegado a la tierra, y en concreto a la comarca del Jerte, como son sus cerezas puede evocar intensas emociones y estimular diferentes sentidos, no solo el gusto.

Coincidiendo con el arranque de temporada de cereza en el Valle del Jerte, el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Cereza del Jerte organiza este viernes 26 un acto abierto al público en la frutería Gold Gourmet en el que los consumidores descubrirán otra forma de degustar la cereza del Jerte.

El acto contará además con la intervención de la directora técnica de la Denominación de Origen Cereza del Jerte, Pilar Díaz Flores, que presentará los principales datos de campaña, y con Luis Pacheco, propietario de Gold Gourmet, que hablará sobre lo que debe buscar el consumidor a la hora de comprar cerezas.

Agroturismo en Extremadura. Visita las cooperativas del Jerte

El Valle del Jerte es uno de los principales enclaves para disfrutar de actividades de agroturismo En Extremadura. La Cerecera atrae cada año a cientos de visitantes, que pueden visitar a fincas, hacer senderismo, excursiones y actividades de aventura, o disfrutar de jornadas de puertas abiertas en las cooperativas de la comarca, donde se realizan catas de cerezas y se muestra el ciclo del producto desde el campo a la mesa.

La oferta de actividades y la demanda de los visitantes crecen año tras año en el Valle del Jerte. El comienzo del buen tiempo y la tranquilidad del campo hacen que esta época sea estupenda para visitar la zona. Si a esto se le añade que comienza la Cerecera, la época de recogida de las cerezas, todo ello se convierte en un cóctel irresistible para los amantes de la naturaleza, de la tranquilidad y las cerezas.

Como alternativa de agroturismo en Extremadura, las propuestas del valle son muy variadas. Durante la Cerecera, el principal atractivo de la comarca es la recogida de cerezas en fincas, una actividad a través de la cual los visitantes se acercan a la agricultura tradicional del Jerte y al principal producto de estas tierras, la picota.

Los fines de semana de junio y julio, la oferta se centra en las cooperativas del Valle del Jerte, en donde se celebran jornadas de puertas abiertas. Estas cooperativas están formadas por pequeños agricultores que entregan la fruta poco después de ser recogidas. Podrán visitarse de 11h a 13h, con cata de cereza incluida:

  • 4/6. Coop. Agraria Coadena de Navaconcejo
  • 17/6. Coop. Santa Lucía de Valdastillas
  • 24/6. Coop. San Miguel de Cabrero
  • 1/7. Coop. Nuestra Señora de Peñas Albas de Cabezuela
  • 8/7. Coop. Agraria Tornavalle en Tornavacas

Estas sociedades y otras once más se unen en la Agrupación de Cooperativas del Valle del Jerte, formada por cerca de 3.500 socios. Nació en la década de los años sesenta, convirtiéndose en una de las pioneras del asociacionismo agrario en la historia de Extremadura. Además de la cereza, cuya cosecha media es de 15.000 tm, también comercializan otros productos como aceitunas, castañas o frambuesas.

Los domingos 11, 18 y 25 de junio y 2, 9, 16 y 23 de julio se podrán realizar visitas guiadas a la Agrupación de Cooperativas del Valle del Jerte.

Durante estos meses en los que el clima permite realizar múltiples actividades y fiestas al aire libre, y también conocer los parajes extremeños y descubrir la picota del Jerte y sus variedades, la Mancomunidad del Valle del Jerte organizan actividades de aventuras, senderismo y BTT para atraer a los amantes de la naturaleza y a los visitantes más atrevidos, otro de los elementos que refuerzan al Valle del Jerte como una de las comarcas ideales para quienes busquen alternativas de agroturismo en Extremadura.

Salen al mercado las primeras cerezas certificadas por el Consejo Regulador de la DOP Cereza del Jerte

El Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida Cereza del Jerte ha comenzado a certificar las primeras cerezas de la variedad Navalinda, la única que tiene pedúnculo certificada en el Valle del Jerte. Estas cerezas, que pronto se encontraran en el mercado, cuentan con la contraetiqueta que garantiza su máxima calidad.

El presidente del Consejo Regulador, Ignacio Montero, comentó que las previsiones de campaña de cereza Navalinda, única variedad amparada por la Denominación de Origen, “oscilará entre 500.000- 700.000 kilos”. Aproximadamente el 60 por ciento de la producción de cereza se destina al mercado exterior.

En el Valle del Jerte el cultivo de las cerezas se desempeña de una manera natural, tradicional y sin aditivos, lo que consigue que las cerezas y picotas tengan un sabor único y un altísimo contenido en vitaminas, oligoelementos, flavonoides, etc. Tras una cuidadosa selección a pie de árbol, de acuerdo a un riguroso control de calidad, sólo las mejores se identifican con el sello de la Denominación de Origen Cereza del Jerte.

Existen muchos tipos diferentes de cereza, la variedad principal en la zona del Jerte es la cereza sin rabito llamada picota que llegan a partir de la primera quincena de junio y que, con la máxima calidad garantizada por la contraetiqueta que siempre les acompaña, estarán en los mercados hasta la primera semana de agosto.

La máxima calidad que garantiza la Denominación de Origen Protegida Cereza del Jerte es muy fácil de encontrar en cualquier frutería gracias a la contraetiqueta que acompaña cada caja de cerezas y picotas procedentes del Valle del Jerte.

 

Secretos de las cerezas. ¿Por qué es nuestra fruta favorita?

¿Quieres descubrir algunos de los secretos de las cerezas? Son sanas, sabrosas y existen mil y una historias y leyendas sobre ellas. Es nuestra fruta favorita y no podemos resistirnos a enumerar algunos de sus encantos. Su origen desconocido, sus propiedades y sus características la convierten en una fruta diferente; su sabor, en una de las delicatesen de la primavera y el verano.
¿Sabes de dónde vienen las cerezas?
Uno de los secretos de las cerezas mejor guardados es su origen, y es que en la mayoría de las ocasiones no nos planteamos de donde viene aquello que comemos. Pues bien, se cree que la cereza proviene de Anatolia, o Asia Menor, y que su llegada a Europa puede tener que ver con los pájaros migratorios. Sin embargo,  fue el general romano Cúpulo quien las puso de moda en Europa.

Hoy la cereza es, sobre todo, un producto de proximidad. Por su carácter de fruto no climatérico, la cereza deja de madurar una vez que el fruto se separa de la planta. Por ello, debe recogerse en un estado óptimo de maduración y llevarse inmediatamente a los mercados. A diferencia de las cerezas con rabo, la picota tiene un mayor tiempo de conservación por carecer de rabito y dejar la planta con el agujero que une el fruto al pedúnculo perfectamente sellado.

¿Sabes cuáles son sus propiedades?
Otro secretos de las cerezas: un alimento más que saludable. Aparte de por estar buenísima, la cereza destaca sobre las demás frutas por la gran cantidad de propiedades beneficiosas para la salud que posee. La melatonina te ayuda a dormir, sus propiedades antiinflamatorias ayudan a prevenir ataques de gota, ayuda a cicatrizar las heridas y es laxante y diurética. ¿Qué no se le puede pedir nada más? Pues también reduce el riesgo de cáncer  y es baja en calorías.

¿Sabías por qué las picotas no tienen rabo?
Además de su color rojo oscuro, una de las principales características que diferencia a la picota de las otras variedades es que no tiene rabito. De hecho, uno de los secretos de la cereza picota es que es la única variedad que pierde su pedúnculo de forma natural. Como explicamos en un post anterior, al desprenderse durante su recolección, el punto de unión entre la fruta y el árbol se queda cicatrizado naturalmente y evita que entren gérmenes por ese agujero.

¿Sabías qué en el Valle del Jerte continúa empleándose el cultivo tradicional?
En el Valle del Jerte los métodos de cultivo de las cerezas no han cambiado en los últimos años, aunque sí lo han hecho algunas técnicas para asegurar la calidad de la fruta recogida durante su distribución a otros países. Este es, en particular, uno de los secretos de las cerezas del Valle del Jerte, un fruto natural y sin aditivos, que se produce de modo tradicional. El cultivo en bancales es típico de la comarca del Jerte y las explotaciones continúan siendo, en la mayoría de los casos, fincas familiares, cuya producción se agrupa en cooperativas. Este tipo de cultivo tradicional y su recogida a mano, hace que las cerezas mantengan la calidad y el sabor de antaño.

Pinchos fríos con cerezas del Jerte. Tres recetas

En esta entrada os proponemos recetas para elaborar pinchos fríos con cerezas. A veces tenemos una visita sorpresa. A veces no tenemos ganas de cocinar cuando el hambre aprieta. A veces el estrés diario no nos deja tiempo de encender los fogones. Para esos casos en los que la tentación de “comer cualquier cosa” es fuerte, los pinchos fríos son un remedio rápido para llenar la mesa y la tripa con poco esfuerzo. Y también pueden ser una alternativa  sana y vistosa. En este artículo os dejamos algunos ejemplos de pinchos fríos que utilizan la picota del Valle del Jerte como ingrediente.

Pinchos fríos con cerezas y quesos variados
INGREDIENTES
Dos docenas de picotas del Jerte
50 gramos de Gouda
50 gramos de queso tierno
50 gramos de queso fresco tipo Burgos
1 tomate maduro
Albahaca fresca
Dos cucharadas de vinagre balsámico de Módena
Cuatro cucharadas de aceite de oliva virgen extra
Pimienta negra y sal

ELABORACIÓN
Para empezar, lavamos las cerezas y les quitamos el hueso. Este será un paso común a todos los pinchos, así que lo explicamos con detalle. Una forma fácil de deshuesar las frutas es apretar con firmeza y la ayuda de un palillo, en la parte donde estaba el pedúnculo (el rabito que conecta la cereza con el árbol). Si deshuesas cerezas a menudo, existen utensilios para acelerar el proceso a precios económicos.
Seguimos con la elaboración de nuestro pincho frío con cereza y cortamos los tres tipos de queso en daditos pequeños de tamaño similar, sin piel. El queso siempre es un buen amigo de los pinchos fríos.
Y preparamos el aliño con ayuda de una batidora. Mezclamos el tomate pelado, el aceite y el vinagre, la sal y la pimienta al gusto. Batimos bien y reservamos.
Montamos los pinchos en palillos gruesos de madera. Para gozar de todos los sabores lo mejor es colocar una cereza, un taco de queso, otra cereza, otro taco de un queso distinto y así sucesivamente hasta llenar el palillo. Servimos sobre una bandeja amplia y regamos todos los pinchos con el aliño. En 15 minutos, pinchos fríos con cerezas listos para comer.
Podéis encontrar la receta en el blog Soymanitas.

Pinchos fríos con cerezas rellenas de Anchoa
INGREDIENTES
Una docena de picotas del Jerte.
10 anchoas en aceite
El tallo de una cebolleta
Aceite de oliva virgen extra

ELABORACIÓN
Este es un aperitivo atrevido y original dentro de los pinchos fríos con cerezas, pero extremadamente sencillo de preparar. Su combinación de sabores alegrará a quienes gusten de mezclas audaces, y resulta muy adecuado para la carne firme y sabrosa de la picota del Jerte.
Comenzamos, de nuevo, lavando y deshuesando las cerezas como explicamos más arriba. A continuación, reservamos 10 cerezas y aplastamos 2 con un tenedor, hasta formar un puré. En un recipiente, mezclamos las cerezas o picotas con dos cucharas soperas de aceite de oliva virgen extra.
Cortamos por la mitad las demás cerezas, y lo mismo hacemos con las anchoas. Colocamos cada media anchoa dentro de una mitad de cereza, hasta tenerlas todas. Regamos con el pure de cereza. Picamos el tallo de una cebolleta y lo espolvoreamos para decorar.

Y ya tenemos un pincho frío de cereza que sorprenderá. En Cocinadiario encontraréis la receta.

Brochetas de frutas
INGREDIENTES
Dos plátanos
Un mango
Tres rodajas de piña
Dos peras
Dos kiwis
16 picotas del Valle del Jerte
Dos yogures griegos naturales

ELABORACIÓN
Por último, y como postre, os ofrecemos una versión propia de un clásico de los pinchos fríos con cerezas, la brocheta de frutas, que siempre viste más con unas buenas picotas del Jerte. Una forma rica y saludable de cerrar el menú.
Nada más sencillo. Lavamos y pelamos todas las frutas. Deshuesamos las cerezas como ya sabemos y cortamos el resto en cuadraditos de tamaños similares.

Montamos las brochetas en palillos de madera, alternando los distintos tipos de fruta y asegurándonos de que haya por lo menos dos cerezas en cada palito.

Colocamos en una fuente y vertemos por encima los yogures griegos, para completar el plato. ¡A disfrutar!

Puedes consultar otras elaboraciones con cereza o picota del Jerte en nuestra sección de Recetas.

1 2 3 132