Para escoger adecuadamente los frutales más resistentes para tu jardín, debes tener en cuenta diferentes factores. En esta entrada, comentamos algunos de ellos.

Dependiendo del clima y las precipitaciones, los frutales pueden crecer fuertes y sanos, o caer en el intento. Piensa que, por ejemplo, las heladas pueden acabar repentinamente con tu producción. Es por ello que debes evitar las variedades tropicales, muy vulnerables al frío. Y también las especies que florezcan en las épocas de heladas.

Otro factor son las horas de frío que necesita cada especie, como en el caso del cerezo, que necesita un tiempo determinado a una temperatura determinada para florecer. También hay que tener en cuenta elementos como el viento. En zonas muy ventosas, los árboles pueden perder ramas o frutos, e incluso secarse. Si este es tu caso, debes elegir especies de frutales más resistentes al viento.

Otros fenómenos meteorológicos a tener en cuenta son la lluvia o el granizo, que pueden acabar con tu plantación de frutales.

Nuestro consejo, si no tienes tiempo para dar a tus frutales los cuidados necesarios, es que optes por crear un jardín con poco mantenimiento.

Melocotonero, horas de luz y suelos bien drenados

El melocotonero es de los frutales más resistentes a cualquier tipo de suelo, aunque sus favoritos son los profundos y bien drenados.

También son árboles muy resistentes al frío, sin serlo a las heladas. Y necesitan horas de luz para mejorar la calidad del fruto. Cuidado, porque una poda excesiva puede provocar insolación.

Manzano, indiferente al suelo y vulnerable a las heladas

El manzano es un frutal que puede desarrollarse en cualquier tipo de suelo. Independientemente de su pH o aridez. Es un frutal muy resistente al frío, aunque las heladas primaverales pueden dañarlo. Es proclive a tener distintas enfermedades y necesita estar resguardado del viento.

Peral, climas templados y sensible al viento

Esta especie de frutal de climas templados tolera bien el frío. Durante el reposo invernal, puede aguantar temperaturas de hasta -20ºC. Requiere de climas un poco más cálidos que el manzano, pero el verano excesivamente caluroso puede secar sus frutos. Durante la época de flor, es sensible al viento.

El cerezo, poco exigente y resistente al frío

El cerezo es uno de los frutales más resistentes al frío. De hecho, para tener una buena producción, este frutal necesita determinadas horas de frío al año. Durante sus primeros cinco años, el cerezo es un árbol vulnerable a las plagas, que requiere de ciertos cuidados. Pero, a partir de entonces, se convierte en un frutal poco exigente. Eso no significa que debas abandonarlo durante el año, ya que es recomendable podarlo y abonarlo para mejorar su
producción.