mermelada de cerezas del jerte

¿Te has pasado comprando cerezas? Normal. ¡Están tan buenas! La cereza y la La picota son un producto fresco de temporada que debe consumirse en un corto plazo de tiempo. Pero, si no te ha dado tiempo, y empiezan a pasarse, no te preocupes. También hay solución.  Hay varios trucos para aprovechar las cerezas maduras antes de que se estropeen completamente y tengas que tirarlas a la basura.

 

En la cocina

Uno de los mejores consejos para aprovechar las cerezas maduras, y, en general, cualquier otra fruta, es hacer
mermelada con ella. A medida que va madurando, la fruta se vuelve más dulce. Esto es una ventaja a la hora de preparar mermelada, ya que puedes reducir la cantidad de azúcar que le debes añadir. Además, la mermelada de cerezas es muy sencilla de preparar y solo necesitas azúcar y medio limón para su elaboración.

Otra alternativa para aprovechar las cerezas maduras es preparar con ellas distintos postres, como bizcocho de cerezas, gelatina o mousse. Si todavía tienen buen aspecto también puedes decorar tu repostería, pero, si ya están demasiado maduras, es mejor preparar salsa de cerezas para cubrir tus tartas.

Unos postres ideales para esta época del año son los helados y polos. El sabor intenso de las picotas es perfecto para preparar helados y además puedes utilizar la salsa de cereza de topping.

Otro truco muy extendido para aprovechar las cerezas maduras u otras frutas es la preparación de batidos
y zumos. En un solo batido puedes mezclar distintas frutas y reciclar lo que tienes en la despensa. Puedes añadirles plátanos maduros, galletas maría, helado… ¡Cualquier combinación es apta para un batido, zumo o smoothie!

Tratamiento de la piel y decoración

Y más allá de las recetas culinarias, otra buena idea para aprovechar las cerezas maduras es preparar una mascarilla para el tratamiento de la piel. Las cerezas solas o mezcladas con un poco de miel y agua son un estupendo reconstituyente para la piel, ya que la hidratan profundamente. También le dan brillo y sirven como exfoliante para eliminar las células muertas. Además, las vitaminas de la cereza ayudan a combatir las arrugas y la piel dañada.

Si no quieres desperdiciar absolutamente nada de las cerezas, tenemos buenas noticias, el rabito y el hueso también se aprovechan. La infusión de rabitos de cerezas tiene poder diurético. Por su parte, el hueso se utilizar para elaborar licores y vinagre. Además, el pipo de la cereza puede servirte para fabricar saquitos térmicos, ya que tiene la capacidad de captar calor rápidamente, retenerlo y despedirlo lentamente.

¿Quién se resiste a comprar una caja grande de picotas?