¿Cómo combinamos alimentación y deporte? En esta entrada os hablamos de por qué la cereza es una de las frutas ideales para consumir tanto antes como después de hacer ejercicio físico.

Las cerezas son ricas en nutrientes y vitaminas, y tienen capacidades antioxidantes e antiinflamatorias. Además de poseer un alto contenido en agua y ser bajas en calorías, tienen un efecto diurético y depurativo en el organismo. Los flavonoides y las vitaminas A y C que contienen también son potentes anticancerígenos. Y, por si fuera poco, son un¡ gran aliado para conjugar a la perfección alimentación y deporte.

Antes de hacer deporte

Las cerezas son recomendables antes de hacer deporte ya que, al igual que los frutos rojos, tiene alto contenido en antioxidantes. Permiten retrasar el envejecimiento celular y bloquean el efecto de los radicales libres, que inciden en el rendimiento deportivo acelerando la fatiga y dificultando la recuperación.

Otro de los beneficios de este alimento para los deportistas es su bajo índice glucémico, es decir, la rapidez para aumentar el azúcar en sangre. La aparición de insulina al aumentar el azúcar en sangre provoca que, en vez de grasa, el músculo consuma carbohidratos como fuente de energía.

Es recomendable ingerirlas por lo menos media hora antes de comenzar el ejercicio. Así, sus nutrientes habrán sido ya absorbidos y la sangre de tu organismo no se acumulará en el estómago.

Después de hacer deporte

Los beneficios de las cerezas tras una sesión de entrenamiento o ejercicio también han sido demostrados. Su poder antiinflamatorio, derivado de las antocianinas que le otorgan ese color rojo intenso, disminuye la inflamación de los músculos después de practicar deporte y permite que la recuperación sea más rápida.

Los beneficios de las cerezas también son notables a nivel muscular. Los antioxidantes reducen el dolor y el estrés oxidativo, reduciendo el daño muscular y acelerando su recuperación. Por otra parte, su alto contenido en hierro, vitaminas A y C las convierten en una fruta excelente para recuperar minerales después del ejercicio. Y, su alto volumen de agua, tiene un efecto diurético y depurativo en el organismo.

También ayudan a prevenir calambres, producidos por la insuficiencia de oxígeno en los músculos o bien por la pérdida de líquidos. Para evitar estos espasmos musculares son recomendables también las bebidas isotónicas.

Confirmado, la cereza es también un complemento ideal para conjugar alimentación y deporte.